Preservar y reforzar la capacidad del sistema multilateral de comercio como vía para responder a los desafíos comerciales actuales, poniendo a la Organización Mundial del Comercio (OMC) como protagonista central.

El compromiso quedó estampado en la Declaración Ministerial de Abu Dhabi, adoptada durante la Conferencia Ministerial 13 (CM13) que se realizó en Emiratos Árabes Unidos, y que reunió a alrededor de 4000 asistentes, entre ministros, altos funcionarios de comercio y delegados de los 164 miembros y observadores de la OMC, representantes de la sociedad civil, empresas y medios de comunicación de todo el mundo.

Inicialmente prevista del 26 al 29 de febrero, la Conferencia se prorrogó hasta el 2 de marzo en un último esfuerzo por alcanzar resultados en los diversos asuntos en juego.

La Declaración Ministerial destaca la centralidad de la dimensión de desarrollo en el trabajo de la OMC, reconociendo el papel que el sistema multilateral de comercio puede desempeñar para contribuir a la consecución de la Agenda 2030 de la ONU y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). También reconoció la contribución del empoderamiento económico de las mujeres y la participación de las mujeres en el comercio al crecimiento económico y al desarrollo sostenible.

Relevancia de los servicios

Los miembros de la OMC pusieron de relevancia el papel y la importancia de los servicios para la economía mundial, ya que generan más de dos tercios de la producción económica mundial y representan más de la mitad de todos los puestos de trabajo.

En ese sentido, animaron a los órganos pertinentes de la OMC a continuar su trabajo para revisar y aprovechar todas las lecciones aprendidas durante la pandemia causada por el Covid-19 y para construir soluciones eficaces en caso de futuras pandemias de una manera rápida.

En la CM 13 entraron en vigor nuevas disciplinas sobre la reglamentación nacional de los servicios, que se espera reduzcan los costes comerciales en más de 125.000 millones de dólares en todo el mundo.

Apoyada por 72 miembros de la OMC, esa iniciativa conjunta está diseñada para facilitar el comercio de servicios mediante la racionalización y simplificación de los procedimientos reguladores. Incluye por primera vez en un acuerdo de la OMC el compromiso de garantizar la no discriminación entre hombres y mujeres a la hora de solicitar permisos para suministrar servicios.

La Directora General de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, durante la ceremonia de cierre de la CM13.

Solución de diferencias

En cuanto a la reforma del sistema de solución de diferencias, los miembros adoptaron una Decisión Ministerial en la que se reconocen los progresos realizados con vistas a disponer de un sistema completo y que funcione correctamente, accesible a todos los miembros este año.

Los ministros dieron instrucciones a los funcionarios para que aceleren los debates, se basen en los progresos ya realizados y trabajen en las cuestiones pendientes.

La Directora General de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, destacó los progresos realizados gracias a las contribuciones de los miembros. “Sigamos arremangándonos para avanzar en esta reforma y cumplir los objetivos para 2024”, dijo.

Los ministros adoptaron además una Decisión Ministerial que responde a un mandato de 23 años para revisar las disposiciones sobre trato especial y diferenciado (TED) para los países en desarrollo y los países menos adelantados (PMA) con vistas a hacerlas más precisas, eficaces y operativas. “Se trata de una victoria para el desarrollo, que ayudará a los países en desarrollo, especialmente a los PMA, a cumplir sus compromisos con la OMC, ejercer sus derechos e integrarse mejor en el comercio mundial”, evaluó Okonjo-Iweala.

Desarrollo sostenible e inclusión

Por otra parte, los participantes entablaron conversaciones sobre la relación del comercio con dos cuestiones acuciantes que están en el centro de los actuales desafíos políticos, económicos y medioambientales: el desarrollo sostenible y la inclusión socioeconómica.

La DG de la OMC hizo hincapié en el reconocimiento por parte de los miembros del “papel que el comercio y la OMC pueden desempeñar en el empoderamiento de la mujer, la ampliación de las oportunidades para las microempresas y las pequeñas y medianas empresas (PYME) y la consecución del desarrollo sostenible en sus tres dimensiones: económica, social y medioambiental”.

Apenas comenzada la Conferencia, los ministros aprobaron formalmente las condiciones de adhesión a la OMC de Comoras y Timor Oriental, los primeros nuevos miembros en casi ocho años.

Los miembros también acordaron una Decisión Ministerial sobre medidas concretas para facilitar el camino hacia la exclusión de la categoría de países menos desarrollados.

En cuanto al comercio electrónico, los ministros adoptaron una Decisión Ministerial por la que se encarga al Consejo General que realice revisiones periódicas del Programa de Trabajo sobre Comercio Electrónico con vistas a presentar recomendaciones de actuación a la Conferencia Ministerial.

Los miembros decidieron mantener la práctica actual de no imponer derechos de aduana a las transmisiones electrónicas hasta la 14ª Sesión de la Conferencia Ministerial (MC14) o hasta el 31 de marzo de 2026, lo que tenga lugar antes.

Subvenciones pesqueras

De acuerdo con el comunicado oficial de la OMC, el Acuerdo sobre Subvenciones Pesqueras “siguió cobrando impulso”, y Sudáfrica presentó su instrumento de aceptación a la DG justo antes de la clausura de la Conferencia.

Antes, diez miembros de la OMC (Brunei Darussalam, Chad, Malasia, Noruega, Filipinas, Ruanda, Arabia Saudí, Sudáfrica, Togo y Türkiye), depositaron sus instrumentos de aceptación del Acuerdo de Pesca, con lo que el número total de miembros de la OMC que han aceptado formalmente el Acuerdo asciende a 71 y el histórico acuerdo para la sostenibilidad de los océanos se encamina hacia su entrada en vigor a un ritmo récord.

“En la segunda oleada de negociaciones sobre subvenciones a la pesca se han reducido algunas lagunas pendientes, pero aún quedan varias”, dijo Okonjo-Iweala.

Y admitió que aunque esperaba que se pudieran terminar esas negociaciones en Abu Dhabi, al menos quedó listo el terreno para concluir el tema en la próxima Conferencia Ministerial, si no antes. “Está en juego el sustento de 260 millones de personas que dependen directa o indirectamente de la pesca marina”, señaló.

La Conferencia Ministerial 13 de la OMC, que se realizó en Emiratos Árabes Unidos, reunió a alrededor de 4000 asistentes, entre ministros, altos funcionarios de comercio y delegados de los 164 miembros y observadores de la OMC, representantes de la sociedad civil, empresas y medios de comunicación de todo el mundo.

Agricultura

Respecto de la agricultura, a pesar de las intensas negociaciones durante la MC13, los miembros no lograron alcanzar un punto común.

De acuerdo con la información oficial, persistieron las divergencias sobre la constitución de existencias públicas con fines de seguridad alimentaria y con respecto a los plazos, los resultados esperados y el alcance de la flexibilidad que debe proporcionarse a las importaciones de alimentos por parte de los países más vulnerables frente a las restricciones a la exportación.

La DG recordó que se viene trabajando en ello desde hace más de dos décadas.

“En la MC12 ni siquiera pudimos ponernos de acuerdo sobre un texto. Aunque hay retos, por primera vez tenemos un texto. No pudimos terminar de trabajarlo aquí. Así que volvamos a Ginebra y cumplamos”, comentó.

Por último, Okonjo-Iweala agradeció a los miembros el esfuerzo por buscar la convergencia en temas difíciles, sobre todo teniendo en cuenta que la Conferencia se celebraba en un contexto mundial marcado por la incertidumbre económica y geopolítica.

“Hemos trabajado duro esta semana. Hemos conseguido algunas cosas importantes y no hemos logrado completar otras. No obstante, hemos hecho avanzar esos trabajos de manera importante. Al mismo tiempo, hemos conseguido algunos hitos para la OMC y hemos sentado las bases para otros más”, se entusiasmó.


Imágenes: OMC