El holding logístico chino líder en operaciones de comercio exterior en la Argentina, CIMC Delfin Group, anunció más inversiones en el país para apalancar sus servicios nacionales de transporte y almacenamiento y potenciar el soporte logístico a los clientes.

La decisión del grupo forma parte de una estrategia continua de “reinvención y resiliencia” en un contexto global crítico para la logística por los conflictos bélicos en Europa y la persistencia de la pandemia, por un lado, y por la situación crítica que atraviesan las operaciones de comercio exterior en la Argentina, por el otro lado.

En el plano local, las restricciones administrativas y cambiarias para las importaciones componen un “escenario desafiante” para los operadores, tal como reflejan las últimas medidas instrumentadas por el Banco Central que limitan todavía más el acceso a divisas para las industrias que requieren insumos para no interrumpir sus procesos productivos nacionales.

Apuesta local

Como respuesta a este marco, CIMC –un grupo de más de 600 empresas vinculadas a la logística y la energía, y principal fabricante de contenedores en el mundo– decidió “apostar por los servicios nacionales, con soluciones locales” a través de su oficina local, Delfin Group.

La decisión consiste en potenciar la cartera de servicios brindados en el país que abarcan soluciones de transporte terrestre de mercadería nacionalizada desde Ushuaia a La Quiaca, precintos electrónicos de seguridad y custodia armada para el acompañamiento de la mercadería; almacenamiento en depósitos nacionales, fiscales y en zonas francas; la venta o alquiler de contenedores nuevos o usados, e incluso la comercialización de los módulos habitacionales.

Para la CEO y fundadora de Delfin Group, Romina Parquet, la capacidad de gestión internacional y local del holding “permite estar monitoreando permanentemente las coyunturas y medidas que afectan la actividad de nuestros clientes, e inmediatamente tomar las decisiones que ayuden a contrarrestar el impacto negativo, encontrar soluciones, crear servicios y anticiparnos a lo que será vital para que las industrias argentinas puedan seguir adelante, a pesar de tantas medidas restrictivas que dificultan el camino”.

Política corporativa

Esta flexibilidad es el resultado de la política desarrollada desde el origen de la compañía: brindar un servicio personalizado a cada cliente y, de acuerdo a la evolución de sus necesidades, adaptar la propuesta y brindar nuevas alternativas ante cada disrupción del mercado.

Una de las primeras medidas tomadas en tal sentido fue la inversión en capital humano. “Somos conscientes que, en organizaciones como la nuestra, que ofrecemos servicios especializados, la clave son las personas y son ellas quienes nos permiten marcar una diferencia”, aseguró la empresaria.

“Nuestros clientes -agregó- cuentan con nosotros los 356 días del año y las 24hs, no sólo a través de la plataforma online de seguimiento de embarques sino por la disponibilidad del personal que está siempre conectado para asistirlos de manera rápida y eficiente. Nos quedan por delante las inversiones en infraestructura para la logística de e-commerce que esperamos materializar el año próximo”, aseguró.