fbpx

Sin dudas, el confinamiento experimentado debido al Covid-19 tuvo un impacto terrible que llevó al cierre de cientos de miles de empresas.

Sin embargo, uno de los grandes ganadores fue el e-commerce, que se convirtió en la respuesta a las restricciones físicas que pesan sobre todos nosotros en la actualidad.

Este hecho seguramente traerá consigo grandes cambios como el auge de la economía de datos, la disminución radical de operaciones de retail y una oferta mucho mayor de productos en línea.

El aumento dramático en las cifras del e-commerce llevó a Amazon, por ejemplo, a contratar a 100.000 empleados de tiempo completo y parcial en Estados Unidos para poder cumplir con los pedidos desde que empezó la pandemia. Asimismo, las aplicaciones de entrega de comestibles e insumos alcanzaron los mayores índices de descargas en la historia actual.

Si bien el gran ganador en esta crisis ha sido el e-commerce, resulta de vital importancia entender que para lograr que esta tendencia permanezca en el tiempo y en la preferencia de los consumidores, las cadenas de suministro deberán enfrentar grandes retos en temas de logística y transformación digital que, ante esta realidad, se convierten en elementos estratégicos para lograr mantener la satisfacción de los clientes cada vez más exigentes, quienes requieren de mejores condiciones de servicio, costo y calidad.

Transformación digital

El boom del e-commerce está representado por unos cuantos monstruos de alcance global. Pero para apresurar el repunte de la economía mundial, se requiere que un mucho mayor número de empresas pueda incorporarse a esta tendencia con crecimiento exponencial.

Las unidades de negocios deberán implementar transformación digital con elementos como:

  1. Sistemas de posicionamiento global que permiten la trazabilidad de los paquetes.
  2. El uso de RFID (identificación por radiofrecuencia) que facilita el control de los inventarios para reducir al mínimo la necesidad de almacenamiento de materias primas.

Se requiere también alcanzar la omnicanalidad en las cadenas de valor y contar con personal capacitado para enfrentar los retos asociados con el manejo y procesamiento de grandes cantidades de información para facilitar la toma de decisiones.

Gran reto

El gran reto consiste en implementar todas las herramientas tecnológicas para optimizar los costos logísticos del manejo de inventarios en el eslabón de distribución formado por el almacenamiento y el transporte, así como lograr la trazabilidad en toda la secuencia de la red para lograr una mayor satisfacción del cliente.

Hace 20 años, muy pocos imaginaban los potenciales cambios que vendrían con la inclusión de tecnologías digitales. Se han planteado 4 macro-etapas en la era industrial que dan paso al desarrollo creciente que se está visualizando en la actualidad con la industria 4.0, cuyas características son:

  • Manufacturas inteligentes.
  • IoT, o Internet de las cosas.
  • Facilidad de conexión en tiempo real.
  • Análisis de grandes volúmenes de datos.

Lo cierto es que la era digital ha transformado desde la forma en que compramos y escuchamos música hasta cómo consumimos las noticias y hacemos citas con el dentista. Por tanto, las empresas, de todos los tipos y todos los sectores, deben mantenerse al día con las expectativas de los clientes.

Retraso

Según la compañía de medios tecnológicos IDG, el 89% de las compañías planea adoptar una estrategia digital, pero solo el 44% de ellas lo ha hecho.

Si su negocio se encuentra entre ese 56%, atrapado en la fase de planificación, no no está solo. Existen cientos de miles de empresas que enfrentan esta disyuntiva, ya que implica un cambio en el liderazgo, un pensamiento diferente, el fomento de la innovación y nuevos modelos de negocios, incorporar la digitalización de activos y un mayor uso de tecnología para mejorar la experiencia de los empleados, clientes, proveedores y socios de la empresa implica un gran riesgo en términos de capacidad de innovación, así como en términos de inversión de capital que hoy por hoy no se encuentra disponible en el mercado, mucho menos para las pequeñas y medianas empresas.

Pero, ¿por qué es necesario asumir este cambio?

Para la mayoría, es un problema de supervivencia. “Las empresas no se transforman por elección debido a que es costoso y arriesgado. Las empresas pasan por la transformación cuando no han podido evolucionar”, dice Howard King, en un artículo contribuido para The Guardian. Las empresas que desean tener éxito deben comprender cómo fusionar la tecnología con la estrategia.

Aspectos comunes

El proceso de transformación digital es diferente de acuerdo con las características de cada organización, sin embargo, existen algunos aspectos comunes a todas las empresas que deciden iniciarse en este proceso.

Algunos de los elementos que pasan por la transformación digital en todo tipo de empresas son:

  1. Cultura y liderazgo.
  2. Capacitación de la fuerza laboral.
  3. Integración de tecnología digital en los procesos de cada área.
  4. Mejoramiento de la experiencia del cliente.
  5. Eficiencia de la operación.

El proceso de transformación digital de las empresas es cada vez más necesario, es dinámico y no tiene fecha de caducidad. En entregas posteriores podremos conocer las características de un marco genérico de transformación digital que construye modelos de negocios basados en oportunidades digitales.

Es el inicio de un proceso evolutivo y de supervivencia que hará que los negocios obtengan una mayor probabilidad de seguir existiendo y mayores probabilidades de éxito a través del tiempo en un mercado global cada día más demandante y tremendamente competitivo.


T21 es un medio líder en noticias del sector transporte y logística, aéreo, marítimo, terrestres y ferroviario, en México y América Latina. Actualmente, T21 es un medio asociado con Trade News

Foto: “Amazon – official opening” by Scottish Government is licensed under CC BY-NC 2.0

Dejar un comentario