fbpx

El Gobierno tomó nota del impacto de los controles sanitarios en el tráfico normal de los buques y decidió actualizar el protocolo en los barcos que ingresan en el sistema, priorizando la agilidad en la atención a los buques liners, es decir, portacontenedores, car carriers y quimiqueros.

La decisión se tomó luego de que se registraran cancelaciones en las recaladas de buques de MSC y Hamburg Süd “por demoras” asociadas a los operativos de sanidad, y por la acumulación de barcos en Recalada debido a desperfectos en la lancha que transportaba al inspector de Prefectura para el control de temperatura.

Garantizar el abastecimiento

Debido a la estrecha ventana operativa que tienen los buques liners, y luego de un intercambio entre las autoridades y los prácticos, se acordó que “a los fines de garantizar el abastecimiento de productos de primera necesidad, entre los cuales se encuentran los sanitarios vinculados a la emergencia declarada (Covid-19)” una serie de criterios para efectuar los controles:

Los buques liner (containeros, car carrier, tanker, quimiquero, multipropósito) podrán ingresar “de forma habitual” a puerto, es decir, tal como lo hacían antes de la declaración de la emergencia, “a fin de obtener cuando corresponda la libre plática de la autoridad sanitaria una vez comprobado el buen estado de salud de la tripulación, por ser considerados buques que se encuentran transportando tanto insumos esenciales, entre los cuales se incluyen los combustibles y productos químicos, siempre y cuando se garantice el uso del EPP por parte del personal de practicaje”.

De esta manera, los controles se realizan en el muelle, para este tipo de buques, salvo que el capitán del buque declare personal con síntomas, por lo que se requiera el control de temperatura.

Buques graneleros

En tanto, “para los buques bulk carrier (carga a granel) los cuales generalmente se encuentran fondeados a la espera de carga y en su gran mayoría superan los 14 días de la cuarentena prevista desde el último puerto de zarpada, se mantengan los controles” que prevén el control de temperatura antes de ingresar en el sistema en caso de no haber cumplimentado los 14 días de cuarentena.

“Corresponde aclarar en virtud a las numerosas consultas recibidas de puertos marítimos, que el refuerzo establecido por NO-2020-18729360-APN-SSCRYF#MS (libre plática luego del control por parte de Sanidad de Fronteras) es exclusivamente para aquellas embarcaciones (bulk carrier) que ingresan desde el océano a la hidrovía Paraguay-Paraná y/o Río Uruguay”, destaca la información oficial.

El planteo del practicaje

La decisión oficial sobrevino tras la advertencia realizada por el practicaje por “las demoras” que sufrían “los buques containeros y otros que traen insumos esenciales” para combatir la pandemia.

En una nota enviada a la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, la Cámara de Actividades de Practicaje y Pilotaje indicaron que en los controles realizados desde el inicio del protocolo a 36 buques y 800 tripulantes “todas las declaraciones juradas presentadas por los capitanes eran coincidentes con los resultados obtenidos en los controles de temperatura”.

Indicaron, además, que las demoras se potencian por las malas condiciones climáticas en Recalada y que los controles sólo pueden realizarse con luz diurna, lo que reduce la operación “a menos de 12 horas diarias”, estresando así la ventana operativa de los buques liners.

Los prácticos sugirieron “autorización” para llegar a puerto a los buques esenciales “siempre que no existan casos sospechosos declarados por el capitán” y que los controles se realicen “en los puertos”.

La nota de respuesta

Descargar (PDF, 317KB)