Apenas conocido el resultado electoral, entidades representativas del comercio internacional de la Argentina saludaron al Presidente electo, Javier Milei, y aprovecharon la ocasión para enviar mensajes tanto al próximo gobierno como a la futura oposición al enumerar, de manera pública, los temas más urgentes e importantes que demanda el sector.

Aunque emitieron comunicados individuales, el diagnóstico, los pedidos y las sugerencias de la Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina (Fecacera), la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) y la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) son casi idénticos: la complejidad del actual contexto económico y social requiere de esfuerzos y consensos para avanzar, así como de reglas previsibles, transparencia y reducción de la burocracia para poder operar, señalan, con diferentes estilos.

“Estamos convencidos de que nuestro país necesita del comercio internacional para progresar, por lo cual, esta materia debe cumplir un rol preponderante como motor del crecimiento, la generación genuina de divisas y de empleo de calidad. Como Institución, continuaremos apoyando todas las iniciativas que promuevan el desarrollo sustentable del comercio exterior en un contexto de reglas claras, perdurables y de integración con el mundo”, dijeron desde Fecacera.

Imprevisibilidad y costos ocultos

Luego, señalaron que como el camino a recorrer no estará exento de complicaciones, se requerirá del compromiso y esfuerzo de cada uno de los actores que integran la sociedad.

Desde la CIRA recordaron que la actividad económica en la Argentina presenta desde hace años “cada vez más incertidumbre, imprevisibilidad, costos ocultos y la incapacidad de proyectar a largo plazo, algo básico y sumamente crítico para la importación en general”.

Por ello, sostienen, se “ha roto el concepto de cadenas internacionales de valor y con ello las posibilidades empresariales de planificar negocios, donde cada costo adicional se paga en moneda extranjera, donde el tiempo es un factor fundamental pero, sobre todo, donde se necesita desde el Estado, una visión integral que vea al comercio exterior como un conjunto de actividades íntimamente entrelazadas donde los efectos sobre un actividad repercute en todo el resto de la cadena casi inmediatamente”.

Liderazgo

En ese contexto, destacan que el “liderazgo y la conducción” de los futuros gobernantes serán de máxima importancia para revertir la situación actual y llevar adelante una dirección que permita crear un ambiente de negocios donde los empresarios puedan desarrollarse, tomar decisiones, invertir, producir, generar puestos de trabajo, brindar alternativas de consumo para todos los argentinos con más importaciones y llevar a la argentina al mundo, de la mano de las exportaciones.

“El comercio exterior es un camino de doble vía con una retroalimentación constante”, enfatiza el comunicado de la CIRA y apela al mismo adjetivo que utilizó Milei en su primer discurso como Presidente electo para definir el estado actual del sector: dramático.

“Hay temas de máxima importancia para resolver en el corto y mediano plazo: la deuda comercial por importaciones, el futuro de las regulaciones cambiarias, la SIRA y los servicios, la necesidad de una brutal desburocratización normativa de los procesos de comercio exterior, la detección y eliminación de los costos ocultos, el tratamiento impositivo y financiero relacionado a las importaciones y la situación de la logística y los costos portuarios, entre otros”, enumeran en el comunicado.

Rol de la oposición

Tras hacer un llamado a la unión de la sociedad para “lograr consensos beneficiosos para toda la población”, la CAC apela a que “la oposición cumpla un rol responsable, apoyando aquellas políticas que beneficien al país, sin caer en la mezquindad de vetar cualquier iniciativa del oficialismo por el mero hecho de estar en la vereda contraria. Es la actitud que los argentinos esperamos de nuestra dirigencia, después de cuatro décadas de democracia ininterrumpida en la que en más de una ocasión el conflicto estéril nos alejó del camino del progreso”, aseguran.

Por último, el comunicado menciona que se requieren “con urgencia” cambios económicos profundos, que brinden estabilidad, generen solvencia fiscal y externa, e impulsen el nivel de actividad, así como encarar “un combate frontal contra la inseguridad y la corrupción”, fortalecer las instituciones y mejorar los sistemas educativo y de salud.