fbpx

Si algún cargador se sorprende todavía de los fletes que paga por el transporte marítimo, la principal consultora internacional en la materia -Drewry- despejó todas las dudas sobre la bonanza que vive la industria naviera en materia de ganancias por tarifas que baten récords, en parte gracias a un mercado sub ofertado.

Bajo el título “Quién quiere ser (multi) millonario?”, el informe de la consultora destaca que 2021 será “el primer año en la historia del transporte de contenedores cuando las ganancias de las navieras se acerquen a los US$ 100.000 millones y las tarifas de fletes promedio aumenten en un 50%, en un contexto de enormes interrupciones operativas en los sistemas de puertos y barcos”.

Lo que Drewry advierte es que las tendencias consagradas por la pandemia –las disrupciones en la cadena logística, la escasez de equipos, la falta de mano de obra en el transporte para su reposicionamiento y los picos de nuevos contagios en centros logísticos críticos– se acentuaron en los últimos 3 meses, empujando todavía más hacia arriba los valores de los fletes.

Crecimiento global

La consultora estima que 2021 registrará un crecimiento global del 10,1% en el movimiento de contenedores, que oscilará en torno a los 873 millones de TEU. De hecho, entre los mercados que crecerán en torno a ese porcentaje se ubica Asia. Pero África y América Latina, por ejemplo, registrarán un 11% de crecimiento respectivo, y América del Norte (con alrededor del 17%) liderará los aumentos de volúmenes, seguida de las economías del sudeste asiático (13%) y Oceanía (12%). Más modesto será el incremento de Europa (un 7%) y Medio Oriente (4%).

“La flota de portacontenedores no está creciendo lo suficientemente rápido como para satisfacer la demanda insaciable en este momento”, explican los especialistas en el informe.

Es cierto que numerosas líneas navieras volvieron a colocar nuevas órdenes de construcción de megabuques, pero estas llevan años en concretarse. Las entregas de 2021 responden a pedidos realizados hace al menos 3 o 4 años, por lo que el aumento de la flota de buques portacontenedores sólo aumentaría un 4,2% en 2021 y un 2,8% en 2022, “significativamente por debajo de las proyecciones de rendimiento portuario mundial”.

“Los altos niveles de contratación de nuevas construcciones para 2023 plantean un riesgo de que el exceso de capacidad regrese al mercado durante ese año”, advirtió Drewry, tras aclarar que el ímpetu podría desacelerarse sólo por “las nuevas regulaciones ambientales que se convertirán en ley a principios de 2023”.

Al analizar en detalle las finanzas de las navieras, la consultora subrayó que los fletes alcanzaron nuevos récords máximos en el segundo trimestre de este año. “Es difícil predecir cuándo los precios alcanzarán su punto máximo, ya que el agravamiento de las interrupciones en las cadenas de suministro continúan inflando los precios semana tras semana”, indicaron.

Sin sorpresas

“Nos estamos acostumbrando a ver tasas de crecimiento anual de 3 dígitos para las tasas spot en las principales rutas. Y el hecho de que ya no llamen más la atención es otra prueba de que el mercados está realmente loco en este momento”, señalaron sin eufemismos los analistas de Drewry.

Las proyecciones ubican los aumentos promedios de los fletes en todos los tráficos globales en el orden del 50% para 2021. “Se trata de un aumento de hasta un 30% en nuestro pronóstico de marzo, indicativo de la aceleración vista en los precios en el primer semestre”, argumentan los consultores.

Las ganancias de las navieras reflejan los aumentos extremos, con registros de ingresos récords en el primer trimestre del año de más de US$ 27.000 millones: hace un año, el resultado era de apenas US$ 1600 millones. “Los resultados son tan impresionantes que en el primer trimestre ganaron más que en todo 2020 (US$ 25.400 millones)”, subrayan.

El pronóstico ajustado de Drewry elevó a US$ 80.000 millones los ingresos para la industria en 2021 (muy por encima de la estimación anterior: US$ 35.000 millones). “Si las tarifas de flete superan las expectativas en el resto del año, no nos sorprendería ver una línea de ganancias anual 100.000 millones de dólares”, proyectaron.