Maersk invertirá más de 500 millones de dólares en el Sudeste Asiático en los próximos tres años para ampliar su huella de infraestructura y servicios en la cadena de suministro.

El holding integrador de soluciones logísticas -que opera terminales, buques, aviones, transporte terrestre, depósitos y hasta despacho aduanero- visualiza importantes oportunidades de crecimiento en aquella región y busca reforzar su presencia.

La inversión se centrará en la modernización de las instalaciones existentes, la construcción de nuevos almacenes y centros de distribución, la mejora de los sistemas informáticos y la contratación de más personal.

La operación se produce en un momento en que los volúmenes de comercio entre el Sudeste Asiático y el resto del mundo siguen aumentando. Y, a pesar de haber cerrado un año crítico en el negocio de transporte marítimo y tener que realizar masivos recortes de personal, Maersk pretende aprovechar este crecimiento mejorando su red logística en países como Singapur, Malasia, Tailandia, Vietnam e Indonesia.

Compromiso ambiental

La ex número 1 del mundo en shipping, fue pionera no sólo en materia de digitalización de la logística del comercio internacional, sino sobre todo en su compromiso ambiental.

En tal sentido, y de acuerdo a su planificación, botará su primer buque portacontenedores propulsado a metanol, uno de los 18 encargados por la naviera, que también podrá operar con biocombustibles y combustible convencional.

El 9 de febrero de 2024, el primero de estos nuevos buques zarpará en la ruta AE7 de Maersk que conecta Asia y Europa. La ruta incluye escalas en Shanghai, Tanjung Pelepas, Colombo y Hamburgo. El buque de 16.000 TEU fue construido en Corea del Sur por Hyundai Heavy Industries.

Con la transición al metanol y a otros combustibles alternativos, Maersk se propone conseguir cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en todas sus operaciones para 2040. La empresa ha obtenido suficiente metanol ecológico para alimentar el buque en su viaje inaugural y está trabajando para obtener más para futuros viajes.

Contribución

El despliegue de uno de los mayores portacontenedores del mundo en una de las principales rutas comerciales entre Asia y Europa es un hito clave en la estrategia de descarbonización de Maersk. La capacidad de 16.000 TEU del buque ayudará significativamente a los clientes a reducir las emisiones en sus cadenas de suministro. Maersk espera botar más buques propulsados por metanol en la ruta AE7 y en otras en 2024.

Antes de su primer viaje, el nuevo buque será bautizado en una ceremonia en el astillero en enero de 2024. Otros dos buques gemelos se unirán a la ruta AE7 a principios de 2024, con actos de bautizo en Yokohama (Japón) y Los Ángeles (EE.UU.). Maersk recibirá otros cuatro buques gemelos en el segundo semestre de 2024.

Cuando se ponga en marcha, el portacontenedores será el segundo buque oceánico capaz de funcionar con metanol verde, después del buque feeder Laura Maersk, que debutó en septiembre de 2021. Maersk tiene encargados un total de 24 nuevos portacontenedores, todos ellos con motores de doble combustible para funcionar con metanol verde y otros combustibles alternativos.