Los impulsores y pioneros en la plataforma digital nacida para facilitar, agilizar y despapelizar las operaciones de comercio exterior, Maersk e IBM, decidieron discontinuar el desarrollo comercial de TradeLens el primer sistema blockchain, lanzado hace apenas 4 años.

En un comunicado, la principal naviera en materia de innovación tecnológica, indicó que “si bien desarrollamos con éxito (junto a IBM) una plataforma viable, desafortunadamente no se ha logrado la necesaria colaboración total de la industria”.

A pesar de que las principales navieras del mundo se habían sumado al esquema de “cadenas de bloques” (además de Maersk, se incorporaron MSC, CMA CGM y Cosco, entre otros) así como también terminales portuarias, la naviera que picó en punta decidió frenar el desarrollo.

Viabilidad comercial

“TradeLens se fundó con la visión audaz de dar un salto en la digitalización de la cadena de suministro global como una plataforma industrial abierta y neutral”, señaló Rotem Hershko, jefe de Plataformas de Negocios de Grupo Maersk, tras agregar que “no ha alcanzado el nivel de viabilidad comercial necesario para continuar trabajando y cumplir con las expectativas financieras como empresa independiente”.

Sin dudas, la naturaleza “colaborativa” está en la esencia de una plataforma de blockchain. Sin la participación de todos los actores necesarios, la instrumentación plena de la operación digital en la cadena de suministros resulta inviable.

No obstante, este escollo no parece ser el único mencionado por Maersk en su comunicado: si bien TradeLens probó funcionar, no demostró ser “sustentable” desde el punto de vista comercial. Es decir, ninguno de sus fundamentals falló.

Desalentador

No es un mensaje ni decisión alentadora para una industria logística que no está bien vista por su papel en la última crisis: fletes por las nubes, incumplimiento de servicios y pésimos niveles de confiabilidad.

De hecho la digitalización de los trámites impactan en los tiempos y, así, en los costos del comercio exterior. Este paso atrás debe preocupar, sobre todo cuando toda la industria marítima intenta lograr una emisión y aceptación global del BL electrónico, incluso en la Argentina.

“A partir de hoy, el equipo de TradeLens tomará medidas para retirar las ofertas y descontinuar la plataforma, y ​​la intención es que la plataforma se desconecte a fines del primer trimestre de 2023. Durante este proceso, todas las partes involucradas se asegurarán de que los clientes sean atendidos sin interrupciones en sus negocios”, señaló Maersk.