fbpx

Frutillar, la pequeña comuna chilena de poco más de 18.000 habitantes, podría ponerse en el mapa de la logística internacional de concretarse un proyecto de la naviera Maersk que busca convertir su estación de trenes en un centro intermodal.

El objetivo de la compañía es concentrar cargas contenerizadas, especialmente refrigeradas, de las provincias de Llanquihue y Osorno para exportarlas a través de los puertos de la Región del Bio Bio por donde ingresarían, a la vez, importaciones para la Región de Los Lagos.

El servicio bajo análisis funcionaría de la misma forma en que lo hace la conexión ferroviaria que la compañía danesa ha iniciado desde la Estación Quinta, en la comuna de Teno, para cargas agroindustriales de las regiones del Maule y de O’Higgins.

Ventajas

María Cristina Andrade, Gerente de Cadena Logística de Refrigerados de Maersk, comentó a PortalPortuario.cl que si bien la iniciativa es todavía un proyecto, Frutillar ofrece varias ventajas respecto de Puerto Montt, capital de Los Lagos, donde la principal naviera mundial tiene un centro dedicado a cargas refrigeradas.

“Frutillar, que es una estación con terrenos perteneciente a la Empresa de Ferrocarriles del Estado, tiene ventajas frente a la de Puerto Montt que está más enfocada a pasajeros; es decir, no tiene acceso para camiones y su ubicación estratégica no es para una estación de carga, entonces no sería para nosotros beneficioso ponerla allí por la poca accesibilidad del terreno en Puerto Montt”, señaló Andrade.

“Vimos el terreno más cercano que es Frutillar, que si bien queda a 48 kilómetros de nuestro frigorífico en Puerto Montt, es una distancia que tiene una autopista, el terreno está al lado de la caletera, es bastante grande y pensamos tener unos 7000 metros cuadrados, por lo que decidimos ese terreno, ya que es de fácil acceso, además está prácticamente compactado y, desde el punto de vista de la inversión, es un terreno ya trabajado, lo que baja los costos y acorta los tiempos de implementación”, explicó la profesional.

Cargas

El producto principal a ser transferido por medio de contenedores refrigerados a través del tendido ferroviario sería el salmón, pero también el equipo de Maersk en Chile tiene a la vista otras cargas como lácteos y flores como los tulipanes que podrían ser movilizados hasta el Bio Bio para su exportación. Desde los terminales penquistas, a su turno, ingresarían insumos para la salmonicultura destinados a Puerto Montt.

“El salmón se pensó como el producto principal o el core business, en primera instancia, porque nosotros como grupo tenemos un frigorífico propio en Puerto Montt dedicado al salmón y, empezando por ahí, queremos darle al cliente del salmón esta integración que es lo que buscamos y ansiamos como estrategia de Maersk que es  poder brindar al cliente un servicio end to end, lo que sería de la planta del cliente hasta su destino. Por eso, pensamos en el salmón relacionado a nuestro frigorífico que tenemos de 6000 posiciones”, señaló la ejecutiva.

“Obviamente, el salmón no paga el tren solo. Nosotros ya hicimos el estudio de mercado, hicimos el análisis financiero y para que este tren sea rentable, necesitamos -primero- carga de importación que venga de la bahía de Concepción, ya sea Talcahuano, Coronel o San Vicente. De esta manera, pensamos, inicialmente, en alimento de salmón que es un rubro que se mueve masivamente, que ya es movido en ferrocarriles, pero como carga suelta, por lo que hemos visto esa oportunidad y los clientes, que son tres grandes que están en Coronel, están sumamente interesados en poder llevar esa carga en tren”, apuntó.

Flores y lácteos

Andrade, además, indicó que “los otros rubros que estamos explorando son los bulbos de flores, estamos apuntando a lácteos como mantequillas y quesos que se mueven muchísimo también, ya que se moviliza queso fresco, mantequilla fresca, mantequilla congelada y ese es un mercado al que estamos apuntando”.

Respecto de las carnes, muy características de la zona, la gerente de Cadena Logística de Refrigerados de Maersk señaló que todavía no se ha analizado esa posibilidad a diferencia de los estudios que ya tienen relacionados a la industria acuícola, incluyendo a la miticultura, y a los lácteos.

Las cargas originadas en las provincias de Osorno y Llanquihue, de esta manera, llegarían en camiones hasta Frutillar. En ese lugar, tal como ocurre en Teno, se conectarían a la red eléctrica para mantener la cadena de frío de los productos que, luego, se cargarían a los trenes con destino al depósito Contopsa Arenales y, desde allí, se despacharían a los terminales portuarios.

“Los puertos de salida son los de la bahía de Concepción. Nosotros, como Grupo, tenemos allá el Contopsa Arenales y lo que tendríamos que hacer es un pequeño desvío para habilitar nuestro depósito con la línea férrea para que el tren conecte directamente a Contopsa”, afirmó.

De igual manera, desde Maersk observaron que concretar este proyecto también potenciaría oportunidades para otro tipo de importaciones como las que realiza el retail que, eventualmente, podrían concentrarse en la Región del Bio Bio y distribuirse masivamente al sur por vía férrea.