fbpx

Una nueva disociación discursiva afecta la narrativa de un Gobierno que, por un lado, crea un Consejo de Promoción de Exportaciones y busca cómo llevar las ventas argentinas a la meta de los US$ 100.000 millones y, por otro lado, cercena el camino para que esas producciones exportables sean más valoradas y competitivas al limitar el acceso a los insumos importados.

El Banco Central dispuso nuevas medidas para el pago de las importaciones, por medio de la comunicación “A” 7138. Y otra vez el impacto lo sentirá el comercio exterior en su conjunto en su operatoria cotidiana.

“Para dar acceso al mercado de cambios para el pago de importaciones de bienes con registro de ingreso aduanero pendiente, la entidad interviniente deberá verificar que el importador cuente con la SIMI en estado “Salida”, es decir, aprobada. Este requisito también será exigible para la cancelación de cartas de crédito o letras avaladas emitidas u otorgadas a partir del 16 de octubre”, resumió el abogado especializado en derecho aduanero, Rufino Beccar Varela.

Surge el inconveniente denunciado hasta el cansancio por la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA): las licencias no automáticas no se aprueban. Y de las pocas que “salen” se desconoce el criterio aplicado en su autorización.

Vencidas y denunciadas

“Todas las operaciones cursadas hasta el 31 de octubre, respecto de las cuales no se haya acreditado su nacionalización (que estén pendientes de registro), quedarán en estado “Vencidas y Denunciadas”, agregó Beccar Varela, tras aclarar que “en esos casos, hasta tanto no se regularicen las mismas, el importador no podrá efectuar nuevos pagos anticipados”.

Por último, indicó la obligatoriedad de informar “todos los pagos mayores a US$ 50.000 diarios con al menos dos días de antelación a la entidad bancaria”, que a su vez deberá informar al Banco Central.

Desde el Estudio Carballeiro, especialistas en normativa cambiaria, explicaron que “los US$ 50.000 se deberán considerar por día y por el conjunto de bancos”.

“El cliente podrá optar por cursar la o las operaciones informadas con la entidad informante o por cualquier entidad autorizada. En este último caso, la entidad interviniente deberá contar con una constancia de la entidad informante de que la operación ha sido debidamente informada”, explicaron desde el estudio, tras la consulta realizada por la CIRA.

Antelación

Los bancos deberán remitir al cierre de cada jornada, y con dos días hábiles de antelación, “la información sobre las ventas de cambio a realizarse por solicitud de clientes u operaciones propias de la entidad en carácter de cliente que impliquen un acceso al mercado de cambios por un monto diario que sea igual o superior al equivalente a US$ 50.000 para cada uno de los 3 días hábiles contados a partir del primer día informado”, explicaron desde el estudio que lidera Carmen Carballeiro.

“Por consiguiente, para que las entidades intervinientes puedan dar curso a los egresos solicitados en tiempo y forma, los clientes deberán informarles las operaciones que requerirán con la antelación suficiente para que las entidades puedan dar cumplimiento al requisito de informe previo establecido por el Banco Central”, explicaron.

Pesa, además, sobre todos los empresarios que precisen cancelar pagos por importación de insumos la necesidad de contar y presentar las SIMI en estado de “Salida”, de acuerdo con el punto 3 de la última comunicación.

“El requisito será solicitado sólo cuando el sub-régimen que se invocará al momento de la oficialización del registro de ingreso aduanero lo requiera (por ejemplo, no se solicitará para el pago de importaciones que ingresarán por courier o para importaciones temporarias)”, ampliaron.

Por último, Carballeiro recomendó presentar ante el banco la pantalla del “MOA Reingeniería” donde figuran los vencimientos de las SIMI y de las licencias relacionadas en virtud de que, además del estado “Salida”, seguramente se controlará que las mismas estén vigentes.

La comunicación

Descargar (PDF, 65KB)

Dejar un comentario