fbpx

El déficit comercial con Brasil creció durante agosto un 21% en relación con el mismo mes de 2020 y acumula en lo que va del año US$ 677 millones, el peor saldo para la Argentina en la relación bilateral desde 2018.

Según un informe de Abeceb, la balanza comercial de agosto fue negativa en US$ 116 millones, que se integró por exportaciones por US$ 1003 millones (+59,9%) e importaciones por US$ 1119 millones (+54,8%). Las ventas subieron por octavo mes consecutivo mientras que las compras se incrementaron por sexto mes consecutivo.

En comparación con agosto 2019, las exportaciones aumentaron un 21% mientras que las importaciones lo hicieron en un 29%.

Entre enero y agosto, las exportaciones aumentaron un 45,8% (US$ 7153 millones) y las importaciones un 53% (US$ 7830 millones).

“El intercambio de bienes con Brasil consolida su recuperación tras más de dos años de fuerte retroceso. El flujo comercial se elevó a US$ 2122 millones en agosto (+57,2%), al punto que se recuperó completamente del impacto de la cuarentena de 2020: acumula una suba del 49,5% interanual en 2021 y del 7,1% frente al mismo lapso de 2019”, explicó Abeceb.

Recuperación

Según la consultora, el mayor intercambio refleja el rebote de ambas economías, principalmente en la industria.

“Aunque las expectativas de crecimiento de Brasil han venido creciendo (excepto por un leve ajuste reciente), alcanzando el 5,2% para 2021, una recuperación sostenida en el intercambio probablemente ratifique el escenario de déficit hacia adelante”, explicó la firma.

La participación de la Argentina en las importaciones totales de Brasil pasó del 4,8% en el período enero-agosto 2020 a 5,2% en el mismo lapso de este año. “No obstante, en los últimos tres meses la participación de Argentina se estancó. Asimismo, al margen de la dinámica positiva reciente, todavía seguimos lejos de la media de los últimos diez años (6,2%)”, apuntó Abeceb.

Respecto de los productos exportados, los principales son los de la industria automotriz, el trigo y la siderurgia. Durante enero-agosto, tres productos explican casi el 67% del incremento de las exportaciones totales. En tanto, las importaciones se concentran en mineral de hierro y sus concentrados; productos semi-acabados, lingotes y otras formas de hierro y/o acero y autopartes.

“Esperamos para este año una profundización del déficit comercial con nuestro principal socio, producto de un mayor dinamismo en las importaciones que en las exportaciones”, concluyó la consultora.