fbpx

Los anuncios de obras en el Puerto Mar del Plata fueron muy bien recibidos por los operadores de la logística internacional que atienden al comercio exterior.

De acuerdo con Emilio Bustamente, director de Terminal de Contenedores Dos (Tc2), hay un nuevo clima de trabajo tanto con las autoridades portuarias como con las provinciales, que animan a pensar en una renovada apuesta por el puerto marplatense.

Bustamente contó que participó de la reunión con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y con la directora de la Anses, Fernanda Raverta, para interiorizarse de los detalles de las obras que dotarán al puerto de un nuevo espigón.

Señales

“Es muy positivo que hagan obras”, indicó Bustamante, que rescató el “nuevo clima” de diálogo y de apertura a nuevos sectores para plantear las posibilidades que ofrece Mar del Plata. Una señal en ese sentido es la campaña conjunta de fomento de la campaña del calamar que realizarán Tc2 y el consorcio portuario, que preside Gabriel Felizia.

Por otra parte, el director de la terminal convalidó que la decisión de lanzar una licitación internacional para el dragado demuestra el compromiso por “un puerto más grande, no sólo multimodal”.

Al menos 10 empresas compraron los pliegos de licitación para la nueva campaña de dragado que prevé la remoción de 560.000 metros cúbicos de sedimentos en el canal principal y en el interior portuario, para el cual Nación destinará 200 millones de pesos.

Para cada terminal portuaria, una campaña de dragado es una carta blanca que se extiende a la comunidad marítima respecto de la previsibilidad que se pretende garantizar.

El dilema de la pesca

Mar del Plata es el puerto nacional por excelencia de la pesca. Lamentablemente, se trata de una industria que en el pasado rindió como generadora de excelencia de mano de obra pero que, con los adelantos tecnológicos y la migración de especies al sur, fue perdiendo injerencia económica local.

Como prueba de ello, con el paso de los años los barcos pesqueros se fueron abandonando y hoy ocupan espacios que, no obstante, se reconvirtieron hacia la prestación de servicios conexos a las operaciones integrales de comercio exterior.

La construcción de un nuevo espigón, en caso de concretarse, podrá descomprimir los espacios y permitir mayor flexibilidad para planificar negocios de exportación e importación, diversificando así el perfil de valor agregado del puerto, que también cuenta con un polo naval de importancia.

Otros operadores

Además de los empresarios pesqueros y de los operadores logísticos, los funcionarios nacionales también se reunieron con empresas químicas de la talla de Materia, de alta participación en los negocios internacionales y que manifestó su intención de operar definitivamente en la terminal local.

También estuvieron actores del clúster petrolero, que analizan instalar plataformas off shore para la prospección petrolera, a 150 kilómetros de la costa, condición necesaria para evaluar la viabilidad extractiva.

La industria petrolera off shore demanda mucho servicio de aprovisionamiento desde tierra y necesita siempre un puerto base activo en la oferta de estos servicios.

“Creemos que estamos cada vez más cerca de lo que planteó (el gobernador Axel) Kicillof: que las cargas de la región tienen que salir por los puertos de la región. La única manera de que se hagan obras, y que sean sustentables, es a partir de que haya mayor movimiento”, resumió el ejecutivo.