El campo liquidó en marzo 1500 millones de dólares de divisas, un 22% más que el mismo mes del año pasado. En tanto, el acumulado del primer trimestre arroja un aumento del 61%.

La mejora, no obstante, es en relación con el año de mayor sequía de la historia, por lo que los ingresos aún se encuentran en la mitad de lo que se había generado a esta altura del año tanto 2022 como en 2021.

Frente a este panorama y de cara a la cosecha gruesa, la Comisión de Enlace de las Entidades agropecuarias reclamaron tomar urgentes medidas fiscales, como una baja en los derechos de exportación. Incluso, plantearon la posibilidad de una devaluación.

Según explicó la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), “cualquier movimiento de tipo de cambio o de rebaja de retenciones debería cubrir al menos las pérdidas ocasionadas por la caída de los precios internacionales en los últimos meses, en medio de un contexto local donde los insumos se encarecen por la inflación, como pasa con el gasoil, y con el impuesto PAIS, que aumenta el costo de la importación de fertilizantes.