El Gobierno eliminó una parte importante de requisitos que debían cumplir los productores exportadores, plasmados en el Registro Único de la Cadena Agroindustrial, o RUCA.

El RUCA es un registro que incluye a todos los comerciantes agropecuarios de la cadena y contemplaba 108 actividades, cada una con una matrícula. Muchas de ellas fueron creadas en contextos económicos y productivos muy diferentes al actual y no respondían a las necesidades de sus sectores, argumentaron desde el Gobierno a la hora de derogar requisitos.

A través de la resolución 32/2024 de la Secretaría de Bioeconomía, se eliminó la necesidad de presentar el detalle de las cuentas bancarias así como también los movimientos bancarios de los últimos 6 meses y las líneas de financiamiento vigentes a la hora de tramitar operaciones de comercio exterior.

Desregulación

Asimismo, tampoco se deberá informar el plan de trabajo proyectado para el año siguiente, que exigía detallar la mercadería que se pretendía exportar, así como también los volúmenes, los proveedores empleados y los mercados de destino.

A su vez, se eliminó la necesidad de explicitar el personal en relación de dependencia; las compañías aseguradoras de riesgo contratadas; el último estado contable certificado, y la constancia de ingreso de divisas del año previo.

Por último, se eliminaron del registro 51 de las 108 actividades registradas, como parte de las iniciativas tendientes a simplificar normativas, desburocratizar el sector de la industria alimentaria y favorecer una competencia leal y aumentar las exportaciones.