fbpx

MIAMI (Enviado especial).- La Asociación Americana de Autoridades Portuarias (AAPA) dio comienzo a su 28° Congreso Latinoamericano de Puertos con una visita al puerto de la ciudad anfitriona, Miami, el más grande de cruceros de todo el mundo.

Una delegación de al menos 150 ejecutivos de la industria portuaria del continente y de Europa, participaron de la recorrida de la instalaciones de un puerto mixto (cargas y pasajeros), que no para de recibir inversiones y crecer en obras.

La industria de cruceros tiene en Miami su hub de asiento. Este negocio crece a un ritmo de “entre 20 y 25 por ciento anual”, y Miami se apresta a recibir inversiones de hasta “300 millones de dólares en los próximos 5 años”, explicó Sebastián Yavar, coordinador del área de Desarrollo de Negocios.

Mix perfecto

Miami es un mix casi perfecto de integración con la ciudad, desarrollo de la carga de contenedores y puerto de asiento de cruceros: si uno se para en el muelle, tiene “enfrente” de los portacontenedores la famosa Fisher Island, el complejo más exclusivo de viviendas de celebridades, donde los departamentos arrancan en los US$ 2,5 millones.

Y casi en la misma panorámica se puede divisar el skyline de Downtown y Brickell, a un par de kilómetros nomás.

Una de las obras más emblemáticas que permiten la existencia de este tridente conceptual de puerto-ciudad, contenedores y cruceros es un doble túnel de 1,5 millas (24 cuadras aproximadamente), de dos vías por mano, que conecta el puerto con la autopista interestatal.

La obra

“Fue un desarrollo de 700 millones de dólares, financiado por el Estado nacional, la Florida y el condado de Miami. Es un contrato de 25 años que contempla el diseño, desarrollo, construcción y mantenimiento. Es absolutamente gratuito”, explicó Yavar.

En un puerto que puede llegar a operar 9 cruceros en simultáneo, con 60.000 pasajeros en movimiento desde y hacia la ciudad, este túnel resolvió el dolor de cabeza del tránsito al invisibilizar los 700.000 camiones que por año abandonar el puente que conecta al puerto con el centro de la ciudad.

“El túnel fue una de las razones por la que las compañías de cruceros decidieron instalarse definitivamente en Miami”, reconoció Yavar. En 2019, Miami atendió a 6,8 millones de cruceristas.

El rol de la carga

Yavar, no obstante, planteó: “Los cruceros son el negocio más rentable del puerto, pero es la carga la que más empleo genera”.

En este sentido, Miami opera 1.120.000 TEU por año con 3 terminales: Seaboard Marine, Pomtoc y South Florida Container Terminal, que tiene a APM Terminals como uno de sus accionistas.

Las 3 terminales tienen un contrato por 20 años con el Puerto de Miami que, bajo el sistema landlord, concesiona la operación logística de las playas de contenedores, pero es dueño de las grúas portacontenedores, que son atendidas por cuadrillas de 17 personas.

Sólo 1 de las 3 terminales tiene maquinistas propios. El resto contrata directamente con el sindicato (Union). Si bien Yavar destacó que “Miami es el puerto de la costa este (de Estados Unidos) más eficiente”, tiene un ratio de 35 movimientos por hora. Aún así, el directivo asegura que “la carga se libera en el día, o al día siguiente máximo”.

Portacontenedores

Miami es el décimo puerto de Estados Unidos y “1 de cada 3 contenedores que entran y salen conectan con América Central”

La operatoria normal es de portacontenedores de 8500 TEU. No obstante, el puerto dragó a 15 metros para recibir portacontenedores de mayor porte en los muelles específicos. El resto del puerto, sobre todo el área de cruceros, tiene 12 metros de calado.

Las cargas llegan por camión y, en menor medida, por un ferrocarril recientemente reactivado (a partir de la ampliación del Canal de Panamá) luego de estar 8 años desactivado: hoy son entre 2500 y 3000 contenedores los que ingresan por esta vía. La operación es diurna y son 3 servicios los que operan a diario.

Miami es, sobre todo para las autoridades de Buenos Aires, presentes en el evento, uno de los espejos aspiracionales para inspirarse. Al menos, como marco de referencia.

Un Comentario