fbpx

La provincia de Misiones logró hacer escuchar un reclamo histórico en el Congreso que podría saldar una deuda con una de las provincias que más saben de desventajas competitivas: rodeada en su casi totalidad de Paraguay y Brasil, la producción y el consumo misionero sufren los diferenciales impositivos de sus países vecinos de manera sistemática.

Los diputados misioneros plantearon un proyecto para incluir en la Ley de Presupuesto Nacional que contempla la reversión de esta situación: la creación de un área impositiva especial para promover el desarrollo de actividades económicas de tal manera que, al menos, equipare las condiciones con los mercados fronterizos.

Misiones propuso la creación del Polo de Desarrollo, Productivo, Tecnológico y Exportador y, para tal fin, en la redacción final del artículo 124 se visualiza el camino para lograrlo: un área aduanera especial y la extensión de zonas francas.

Las restricciones impuestas por la pandemia tuvieron en Misiones un impacto particular: la recaudación de impuestos provinciales aumentó considerablemente. La razón no era otra que el cierre de las fronteras obligaba a consumir localmente lo que antes salía como divisas a Paraguay o Brasil.

Artículo 124

La propuesta –plasmada en el artículo 124 de la Ley de Presupuesto, y que terminó sumando a las 19 provincias fronterizas en su pedido– es que esta excepción notada en la pandemia pase a ser una regla, con un esquema impositivo diferente.

El artículo 124 –que obtuvo dictamen favorable de la Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Cámara Baja– plantea constituir Áreas Aduaneras Especiales, en los términos del Código Aduanero (ley 22.415), en zonas con comercio bilateral con países limítrofes, y extender las zonas francas existentes allí donde se verifique comercio fronterizo, en los términos de los artículos 37 y 39 de la ley de Zonas Francas (ley 24.331).

Para tal fin, faculta al Presidente de la Nación para que, a través de los ministerios de Economía e Interior, determine dónde aplicar el régimen de acuerdo con criterios socioeconómicos y geográficos, estableciendo además prioridades respecto de qué sectores y mercaderías beneficiar.

Propuesta original

La idea original fue presentada, en agosto, por el gobernador Oscar Herrera Ahuad a Alberto Fernández, y terminó de sellarse con la visita a Misiones del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, primero, y luego con la reciente visita de Fernández a la provincia.

En un principio, el objetivo de Misiones era el de ser una “provincia franca exportadora”, que exima a las exportadores de bienes y servicios del tributo de impuestos nacionales, así como la equiparación de la alícuota de IVA y Ganancias con la que aplica Paraguay (10%), y llevando al 16,5% las cargas sociales.

Sólo este esquema impositivo, sobre la base de las economías con potencial exportador al Mercosur –que potenciarían sus inversiones en Misiones– las ventas externas de la provincia podrían triplicarse, y superar los 1000 millones de dólares, al tiempo que aseguraron que se compensaría la rebaja de las alícuotas (con un costo fiscal de 4500 millones de pesos) con un incremento del consumo que podría superar los 70.000 millones de pesos.

La proyección de consumo tiene, como antecedente reciente, el incremento exponencial de las ventas minoristas a partir del cierre de los pasos a los países vecinos.

La media sanción en Diputados alienta la posibilidad de visualizar una política fiscal diferente, y sobre todo, más federal. En el pasado, los regímenes de promoción fiscal existieron, con distintos resultados. La experiencia, en esta oportunidad, podría complementar la urgencia de la reactivación de las zonas más postergadas.