fbpx

Soren Toft, el CEO de Mediterranean Shipping Company (MSC, la segunda línea marítima del mundo), ponderó el rol de la industria como “columna vertebral del comercio mundial” en plena crisis de la cadena de suministro.

Toft destacó que el transporte marítimo es “una fuerza para el bien” del comercio global y garantía de crecimiento “en un mundo perturbado”.

Las declaraciones del ejecutivo toman especial énfasis en un escenario donde las principales terminales del mundo se encuentran con altos niveles de congestión, lo que provoca que los buques no puedan cumplir con sus fechas de arribo y las demoras en los servicios se multipliquen.

El ex número 1 de Maersk y actual líder de MSC analizó el estado actual del mercado, los factores que desencadenaron las disrupciones en las cadenas de valor y cómo la industria marítima está reaccionando frente a un auge de la demanda y una oferta que corre detrás.

“Necesitamos seguir explicando la historia real de que el transporte marítimo es una fuerza para el bien que ha hecho que el comercio sea asequible durante décadas y creado prosperidad en todo el mundo. Los productores que en el pasado sólo podían atender un mercado local ahora tienen el mundo entero a sus pies”, recapituló Toft durante una de las ponencias de la Semana Internacional de la Industria Marítima, organizada en Londres por la Organización Marítima Internacional (OMI).

Servicio y confiabilidad

El ejecutivo subrayó que el sector necesita mejorar el servicio y la confiabilidad de cara a los clientes, y avanzar en la digitalización de las operaciones para maximizar la eficiencia, todo sin descuidar el compromiso de seguir invirtiendo en la descarbonización del comercio global.

A propósito, y en línea con compromisos asumidos por otras empresas del sector, reiteró el apoyo de MSC a una medida global para el mercado, que podría incorporar el precio del carbono, para cumplir con las metas de emisiones cero de Co2 para 2050.

Otra propuesta que MSC valida es la de crear un fondo global de descarbonización, supervisado por la OMI para solventar acciones de investigación y desarrollo.