fbpx

Maersk no detiene su marcha para erigirse como un integrador excluyente de soluciones logísticas para el comercio internacional.

De la mano de ganancias récord, producto de los fletes que tocaron valores históricos, la compañía potencia su radio operativo en el mundo del transporte aéreo, luego de incorporar a su portfolio de “adquisiciones” compañías especializadas en el software logístico vinculado al comercio electrónico, empresas de despacho aduanero y otras compañías especializadas en el almacenamiento y distribución.

El historial reciente de la compañía que se adueñó de Hamburg Süd incluye un raid de adquisiciones entre las que se cuentan Vandegrift (2019), Performance Team (2020), KGH Customs Services (2020), y Visible SCM, B2C Europe y Huub, todas este año.

Como parte de la presentación de los resultados trimestrales (un nuevo récord: ingresos por US$ 16.600, un 68% de crecimiento interanual), el CEO de A.P. Møller-Mærsk, Søren Skou, afirmó: “En la actual situación excepcional del mercado, con alta demanda en los Estados Unidos e interrupciones globales en las cadenas de suministro, continuamos aumentando la capacidad y expandiendo nuestras ofertas para mantener la carga en movimiento para nuestros clientes”.

“Nuestra estrategia de integración es clave para respaldar las necesidades logísticas integrales de nuestros clientes mediante el diseño de un negocio oceánico más estable, el fuerte crecimiento de nuestra oferta logística y la confianza en terminales automatizadas y eficientes”, indicó el máximo ejecutivo del grupo, que acaba de anunciar la compra del forwarder alemán Senator International para “expandir nuestra oferta de logística múltiple”.

Así como CMA CGM lanzó su división aérea en febrero de este año, Maersk no permitirá resignar espacio de mercado y desembolsará más de US$ 600 millones para reforzar su presencia en el aire.

Más aviones

Para lograrlo, charteará tres aviones de carga B767-300, que estarán operativos a partir de 2022 para “agregar más flexibilidad a las cadenas de suministro de nuestros clientes”, al tiempo que colocará órdenes de construcción de dos cargueros 777 a Boeing, que integrarán la flota de transporte del grupo en 2024.

La operatoria de esta flota estará a cargo de Star Air, el brazo aéreo de Maersk fundado en 1987, que opera una flota de 15 aviones Boeing desde la base aérea del aeropuerto de Copenhagen, Dinamarca.

“Como proveedor global de logística integrada, Maersk está mejorando la capacidad de proporcionar una ventanilla única y capacidades logísticas punto a punto para nuestros clientes. Hemos fortalecido nuestra oferta de logística integrada a través de adquisiciones de logística de comercio electrónico, inversiones en tecnología, expandiendo nuestra huella en centros de almacenamiento y, como siguiente paso natural, ahora estamos aumentando significativamente nuestra capacidad de carga aérea y creando una red más amplia”, dijo el director ejectutivo de Ocean & Logistics del grupo, Vincent Clerc.

La integración de Senator International

El convulsionado mundo marítimo y portuario -que sigue reportando ingentes beneficios económicos al holding logístico- tendrá un nuevo by-pass con la integración del forwarder alemán Senator International, especializado en distribución aérea con la operación de 19 vuelos semanales, a partir del desarrollo de “puentes aéreos” que conectan rutas en todo el globo.

“Fundada en 1984, Senator se ha convertido en un importante agente de carga global. La división aérea comenzó en 2016 y probó ser un caso de éxito y confiabilidad especialmente en tiempos difíciles como la pandemia”, señaló Tim-Oliver Kirschbaum, director ejecutivo y accionista de Senator, de acuerdo con un comunicado de Maserk, y agregó: “Al unirnos a Maersk, creemos firmemente que podremos ofrecer una cartera aún más amplia, así como también en otros modos de transporte”.

Senator cuenta con 1700 empleados distribuidos en 64 oficinas comerciales y operativas en 21 países de las Américas, Europa y Asia. El 65% de sus ingresos provienen del transporte aéreo, seguido del negocio marítimo (30%).

La operación de compra ronda los US$ 644 millones y se espera que se cierre durante el primer semestre de 2022, tras al aprobación de las autoridades regulatorias.

“La ambición de Maersk es tener aproximadamente un tercio de su tonelaje aéreo anual transportado dentro de su propia red de carga controlada. Esto se logrará mediante una combinación de aeronaves propias y arrendadas, replicando la estructura que la empresa tiene dentro de su flota oceánica. La capacidad restante será proporcionada por transportistas comerciales estratégicos y operadores de vuelos chárter”, finalizó Maersk en su comunicado.