fbpx

La audiencia en el Ministerio de Trabajo entre la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA), el Centro de Patrones de Cabotaje y el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) finalizó sin una solución consensuada.

De esta manera, el conflicto que mantienen los gremios con la Cámara Argentina de Remolcadores (CAR) continúa, afectando a los remolcadores de maniobra portuaria en todo el país.

Alcance

El paro se siente principalmente en aquellos puertos donde los buques remolcadores son obligatorios por su diseño, sobre todo los de Buenos Aires y Dock Sud. Pero se siente en todo enclave con canal de acceso que requiere necesariamente de los remolcadores para asistir el ingreso de buques marítimos.

En los puertos sobre el Paraná, afectados durante más de 20 días por el paro del sindicato de aceiteros que se levantó hoy, la medida de Patrones y marineros también los abarca, pero si los prácticos deciden amarrar sin recurrir a los remolcadores pueden hacerlo.

Planteo

“Hace dos meses presentamos un petitorio en el Ministerio de Trabajo porque hay diferencias del orden del 23% en los convenios de los gremios que trabajan en los remolcadores de maniobra respecto del resto de los buques. Planteamos emparejar la situación”, explicó Julio González Insfrán, del Centro de Patrones.

Cuando la CAR se sumó a FENA, había una diferencia de base que nunca logró corregirse, entiende el gremialista, razón por la que avanzaron con el planteo y atravesaron distintas conciliaciones obligatorias y audiencias como la de hoy, “con los remolcadores parados”, pero sin solución favorable para las partes.

Contemplación

No obstante la medida de fuerza, los servicios no se interrumpen a aquellos buques portacontenedores que llegan a puerto con insumos críticos para combatir la pandemia.

Así lo confirmaron fuentes de navieras internacionales que destacaron la actitud gremial de no interrumpir una cadena “esencial” aún en medio de su ejercicio de derecho a huelga.

“Tenemos que reconocer la actitud de los gremios que no están aprovechando la pandemia para presionar una negociación. Marca una diferencia muy profunda respecto de los tiempos de otros líderes sindicales del sector”, reconoció el gerente operativo de una de las principales navieras que operan en el país.

“Es así, le damos servicio a los buques con productos necesarios para atravesar la situación sanitaria. Nos contactan al gremio y nos presentan el manifiesto de carga y los muchachos salen en los remolques a prestar servicio”, manifestó Insfrán, tras agregar que “también se atienden los buques que llevan combustible a las usinas”.

La cartera laboral volvió a convocar a las partes a una nueva audiencia el próximo lunes 4 de enero.