El Canal de Suez y el Canal de Panamá, dos de las rutas marítimas más importantes del mundo, se enfrentan actualmente a graves perturbaciones.

El Canal de Panamá sufre una sequía que ha reducido el tráfico de buques y la carga. Mientras tanto, los ataques de los rebeldes Houthi en el Mar Rojo han afectado al tráfico a través del Canal de Suez.

Estas interrupciones están causando una nueva gran disrupción en el transporte marítimo mundial y en las cadenas de suministro, ya que casi el 20% del comercio mundial pasa a través de estos canales.

En respuesta a esta crisis, muchos buques se han visto obligados a dar largas vueltas por los extremos meridionales de África y Sudamérica, siguiendo rutas que se utilizaban habitualmente hace siglos.

Afectados

Según Bloomberg, unos 180 portacontenedores ya se han desviado a África o permanecen en alta mar a la espera de instrucciones para evitar los ataques del Mar Rojo. Se espera que les sigan muchos más buques. Los desvíos generalizados del Canal de Suez incluyen buques que transportan desde mercancías al por menor hasta petróleo crudo.

La industria naviera descarta que estos desvíos supondrán mayores costos, retrasos y un aumento de las tarifas de flete a corto plazo.

Los tiempos de viaje más largos entre Asia y Europa, en particular, probablemente causarán interrupciones en los horarios y tarifas más altas. Sólo la semana pasada, los costes de transporte de un contenedor de 40 pies desde Asia al norte de Europa aumentaron un 16%.

Ajuste

Si las condiciones persisten, también podrían subir los precios de algunos bienes de consumo, en el mediano plazo. Sin embargo, los expertos señalan que los costos de transporte representan sólo una pequeña parte de los precios al consumo en general, por lo que las repercusiones deberían ser limitadas a menos que las amenazas al comercio se extiendan y se prolonguen durante muchos meses.

La situación plantea retos particulares para las cadenas de suministro minoristas, ya que coincide con la temporada alta de las exportaciones chinas para reponer los inventarios minoristas antes del cierre de las fábricas por las vacaciones del Año Nuevo Lunar, en febrero próximo.

Algunas empresas ya están advirtiendo respecto de la posible escasez de determinados productos. En tanto, el transporte aéreo está surgiendo como una opción para algunos cargadores, aunque sigue siendo prohibitivamente caro para muchos, especialmente para los que envían mercancías más pesadas y de menor valor.

Alternativas

A su vez, el transporte ferroviario a través de Rusia -que sería normalmente una opción para el comercio entre China y Europa- actualmente no es factible debido a la guerra en Ucrania. Encima, se esperan posibles retrasos relacionados con las impredecibles condiciones meteorológicas en torno a las puntas meridionales de la ruta.

Aunque se espera que la crisis del Canal de Panamá continúe al menos hasta febrero, no se vislumbra un final claro para las interrupciones en el Canal de Suez y el Mar Rojo.

Estados Unidos y otras potencias han desplegado fuerzas navales para hacer frente a la situación. Es probable que la mayoría de los armadores esperen a ver el éxito de estas misiones antes de arriesgar sus buques y tripulaciones.