La Unión Industrial Argentina realizó un relevamiento entre 1200 empresas que arrojó como principal conclusión que los principales indicadores fabriles están en rojo.

Se trata de la segunda encuesta anual que realiza la UIA, en la que predomina un panorama de caída generalizada de la producción, ventas, exportaciones y empleo, así como también mayores dificultades en la cadena de pagos.

De esta manera, el monitor de desempeño industrial (MDI) muestra que el ciclo de la actividad industrial se ubicó nuevamente por debajo del factor 50 por octava vez consecutiva, lo que proyecta una contracción de la industria para todos las variables, desde producción hasta tiempos de entrega y reposición del stock.

El 53% de las empresas encuestadas enfrentó caídas de la producción, el 60% caída en las ventas, el 37% caídas en las exportaciones y el 24% caídas en el empleo. La situación alcanzó a todos los segmentos de empresas, con especial impacto en el entramado PyME. 

Preocupación

Además, el aumento de los costos fue la principal preocupación para el 30% de las empresas, seguido de la caída de la demanda, tanto de empresas como de hogares, en torno al 24%.

En este contexto, aumentaron las empresas con dificultades para hacer frente a sus pagos. El 12% de las empresas encuestadas presentó problemas para afrontar integralmente todas sus obligaciones (salarios, proveedores, compromisos financieros, tarifas de servicios públicos e impuestos), el valor más alto de la serie. Los mayores atrasos fueron en el rubro impuestos.

No obstante, el relevamiento demostró una proyección de mejora para dentro de un año, a partir de que el 62% de las empresas espera que la situación económica de su empresa mejore en el próximo año, mientras el 68% esperan una mejora en la situación del país.


Imagen de portada: falco en Pixabay