La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) y la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) rechazaron el paro general convocado para mañana.

“No afirmamos que estamos de acuerdo con el derecho de huelga para luego cuestionarlo indirectamente con argumentos que se contradicen con lo previsto en nuestra Constitución Nacional. Sí, creemos que en el contexto actual, convocar a un paro general resulta especialmente inconveniente al entorpecer cualquier atisbo de reactivación del transporte de cargas”, dijo Roberto Guarnieri, Presidente de Fadeeac.

Mediante un comunicado, la Federación recordó que el sector terminó 2023 con un aumento récord de costos de 248% (el doble de la cifra de 2022, que había sido la más alta en 20 años) y que la aceleración de esos valores en los últimos meses no hace más que confirmar el agravamiento de la situación, con costos descontrolados en varios rubros, y sin referencia a patrón alguno.

Ajuste de la rentabilidad

“Inmersos en esta particular coyuntura, hemos participado de negociaciones paritarias para adecuar los salarios de enero y febrero de 2024 para nuestros colaboradores, parte esencial en el desempeño de nuestra actividad. Con notable sacrificio y cumpliendo con la responsabilidad social empresaria que nos cabe, las 4500 pymes que integran la Federación han ajustado rentabilidad para colaborar con esta nueva etapa del país al suscribir la paritaria con la Federación de Camioneros”, señala luego.

Según Fadeeac, la contratación de los servicios de transporte mantiene desde los últimos meses de 2023 y el comienzo de 2024 la misma tasa de retracción que refleja el consumo en general.

“Nuestro sector va camino a una situación recesiva que debemos evitar por todos los medios. Parar la actividad no hará más que profundizar la crisis que vivimos, porque el día después no surgirán soluciones a partir de esa medida, más allá de las estadísticas e interpretaciones que se hagan desde los diferentes lugares que se ocupen. Por ello, una vez más, reiteramos el valor y la importancia del diálogo como vía primordial para construir un país con más y mejores oportunidades para todos”, concluyó Guarnieri.

Pérdida mayúscula

CAME considera que el paro general, que implicará un día sin producción y sin actividad comercial, conllevará una pérdida económica mayúscula para el país. “Nuestras pymes necesitan trabajar, ya que sin trabajo no hay ingresos”, dijo el presidente de la Confederación, Alfredo González.

El comunicado de CAME destaca que las pymes representan el entramado más auténtico de la economía real de la Argentina, y que por ello lo que reclaman es más actividad, más producción y más ventas.

“Cada mes debemos hacer frente a las erogaciones fijas de nuestros negocios. Las pymes somos las principales generadoras de empleo registrado”, expresó González.

Por último, el documento señala que el paro se dará en el marco de caídas en el consumo y la industria pyme.

De acuerdo con los datos de la entidad, en diciembre las ventas minoristas tuvieron una baja anual de 13,7%, en la medición a precios constantes, y finalizaron el año pasado con una retracción de 3,4%. Por su parte, la producción de las pymes experimentó un descenso de 26,9% en diciembre, a precios constantes, y 2023 terminó con un declive de 2,6%.


Imagen de portada: 139904 en Pixabay