fbpx

El CEO de la naviera MSC, Soren Toft, fue tajante para describir la crítica situación de la cadena de suministros a nivel global, en donde numerosos puertos alrededor del mundo se encuentran colapsados y con largas filas de barcos a la espera de poder descargar sus contenedores.

“Los Ángeles-Long Beach se ha visto abrumado por el volumen actual. Necesitamos tener más recogidas de contenedores de las terminales, necesitamos tener más gente haciendo el transporte por camión y necesitamos tener más trabajadores en los almacenes. Eso resolverá gradualmente el problema”, comentó Toft.

Soren Toft

Pero el ejecutivo fue más allá, y argumentó: “Creemos que la (alta) demanda continuará el próximo año, por lo que probablemente tendremos que seguir ocupándonos de estos problemas de la cadena de suministro de alguna manera o forma en el futuro previsible. Estamos en medio de una crisis sin precedentes en la cadena de suministro que no se ve desde hace mucho tiempo”.

Sin embargo, matizó sus dichos al agregar que “lo más importante para nuestros clientes es que ellos no pierdan sus ventas, que tengan productos en la estantería y menos sobre cuál debería ser el costo de un contenedor de un continente a otro. La logística está ocupando un lugar más destacado en los pisos ejecutivos de nuestros clientes”.

El ejecutivo agregó que si bien el aumento inicial de bienes en 2020 fue impulsado por el consumidor estadounidense, y mientras que Long Beach es uno de los puntos de estrangulamiento clave en la actualidad, la “crisis” de la cadena de suministro es un fenómeno verdaderamente mundial, que abarca no sólo los Estados Unidos, sino también Europa y Asia, entre otros mercados. Dado que se prevé que el comercio mundial crezca un 5,9 por ciento este año y un 4,9 por ciento en 2022, se espera que la “crisis” continúe por un tiempo. todavía.