fbpx

“Me sabe mal la comparación, pero Venezuela y Argentina son los dos países que siguen teniendo los vuelos domésticos e internacionales parados.”

La aclaración de Peter Cerdá, Vicepresidente Regional para las Américas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés), no pasó desapercibida. Hace algunas semanas debió explicar a qué se había referido cuando, en un comunicado dijo: “Nos preocupa que Argentina se convierta en otra Venezuela”.

Luego, durante una de las conferencias virtuales con periodistas de la región, Cerdá explicó que la falta de una posición oficial sobre la fecha de reactivación del servicio, los protocolos que se utilizarán y la preocupación de que más compañías aéreas podrían decidir no retomar sus operaciones en la Argentina, fue lo que disparó la comparación.

Sin mayores cambios

Casi un mes después del comienzo de aquél ida y vuelta, la comparación sigue vigente: hasta el miércoles al mediodía, cuando se realizó la última conferencia de prensa para periodistas de la región, IATA no tenía confirmación alguna sobre la fecha de retorno de las operaciones.

Un día después, en declaraciones a la agencia Telam, el ministro de Transporte, Mario Meoni, dijo que “a partir del 12 o a más tardar, del 15 de octubre, estarán volviendo los vuelos regulares”, y que el Gobierno trabaja “para resolver cuanto antes” la regularización de la actividad.

El miércoles Cerdá dijo que en IATA tenían la “esperanza” de que el Gobierno les transmitiera la fecha sobre la reanudación de vuelos en octubre, pero que ello no había ocurrido, que tenían pendiente una reunión con el Ministerio de Transporte, y que la demora (en retomar oficialmente los vuelos) ponía en riesgo la temporada de verano.

Dificultad para planificar

“Muchas aerolíneas se están planteando cómo volverán (a la operación); algunas están incluso analizando reducir vuelos. La falta de información dificulta la capacidad de planificación por parte de las aerolíneas, por eso hemos estado insistiendo con nuestro pedido al Gobierno”, detalló.

“La Argentina lleva ocho meses con vuelos suspendidos. Es el período más largo en todo el mundo. Las aerolíneas necesitan certezas y les pedimos a las autoridades de la Argentina que sigan el ejemplo de otros países de la región, que ya reanudaron las operaciones”, destacó Cerdá.

La sorpresa del nuevo impuesto

Respecto de la decisión de aplicar el impuesto adicional del 35% sobre los boletos de avión internacionales vendidos en el país (las medidas establecidas por la Comunicación “A” 7176 del BCRA, y en particular la reglamentada por la RG 4815/2020 de AFIP respecto a la aplicación de una percepción de 35% sobre las operaciones alcanzadas por el Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria), comentó que la industria no fue consultada.

“Nos tomó por sorpresa, en momentos en los que tendríamos que tratar de generar que más argentinos viajen y no poner más impuestos. Ya le transmitimos nuestra preocupación al Gobierno. Sabemos que las agencias de turismo y otros representantes del sector se manifestaron en el mismo sentido”, respondió Cerdá al ser consultado sobre el tema.

Para el Vicepresidente Regional para las Américas de IATA, eso aumenta las posibilidades de que más aerolíneas dejen el mercado local, cosa que no sólo afectaría a la industria, sino que impacta de modo directo en la recuperación de la economía del país.

Luego señaló que otro de los puntos sobre los que tampoco han tenido respuesta es el referido a si las aerolíneas low cost “podrán seguir operando en el aeropuerto El Palomar o tendrán que moverse a Ezeiza”.

¿Reapertura a mediados de octubre?

“Tenemos una fecha prevista para el regreso de los vuelos, nosotros estamos procurando resolverlo cuanto antes, pero no más allá del 12 de octubre, o a mediados de octubre como máximo, estaremos operando en larga distancia y en cabotaje”, dijo Meoni.

El viernes, el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, estuvo en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza para la presentación de un nuevo dispositivo de aplicación, certificado por el ANLIS Malbrán, para ser utilizado en aeronaves de la aerolínea que permite una mayor efectividad del producto desinfectante con el que se viene trabajando para combatir el Covid-19 en la industria aerocomercial.

El ministro de Transporte agregó: “Creo que es importante el cabotaje y también las operaciones internacionales. Aunque ya están operando una buena cantidad de vuelos especiales a distintos destinos, seguramente a partir de esa fecha empezarán a funcionar de manera habitual”.

El funcionario aclaró que “naturalmente que seguirán las restricciones en función del nivel de contagio (de coronavirus)”, y que “los gobernadores y cada una de las autoridades tendrán la potestad de poder limitar la cantidad de pasajeros”.

“Esto tiene que ver con los riesgos de contagio y de atención sanitaria, por lo que tenemos que tomar los recaudos necesarios”, explicó al participar de las obras de renovación de la estación ferroviaria de Don Torcuato.