fbpx

La Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA), organización que agrupa a las principales cámaras empresarias de armadores de bandera argentina dedicadas al cabotaje fluvial y marítimo, también advirtieron con preocupación sobre las medidas de fuerza gremial que se están repitiendo en el complejo portuario argentino.

En un comunicado indicaron que desde las 0 hora del sábado 26 al lunes 28, “el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y Cabotaje Marítimo, y el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) iniciaron un plan de lucha que afecta a los buques remolcadores de maniobra portuaria y paraliza la operación de todos los puertos del país”.

Los remolcadores son embarcaciones necesarias para el ingreso de los buques a puerto. Si este eslabón del transporte no funciona, toda la cadena logística se interrumpe.

Interrumpido

“Quedaron detenidas las exportaciones e importaciones por vía acuática, el transporte de hidrocarburos y gran parte del tráfico de cabotaje”, señalaron desde FENA, tras agregar que “el sostenimiento de esta medida podría provocar desabastecimiento de combustibles y agravar el aislamiento del comercio exterior del país”.

De acuerdo con los armadores, el conflicto radica en un pedido de “cambio en el sistema remunerativo de esta actividad (que se viene aplicando desde hace décadas), el cual sumado al reclamo de recomposición salarial -que en paralelo también está siendo negociado- se traduce en un incremento salarial extraordinario que afecta a uno de los sectores más castigados por la crisis que atraviesa la marina mercante nacional”.

“Es importante señalar -continuaron- que los gremios del sector, desde agosto de 2019, están percibiendo mensualmente como recomposición salarial el 70% del porcentaje Índice de Precios al Consumidor (INDEC) y periódicamente ajustan el 100 % ante lo cual los salarios quedan equiparados con la inflación”, concluyeron.

Las medidas de fuerza

De acuerdo con lo informado por los gremios, aquellos remolcadores que operen con una sola guardia, el horario de permanencia obligatoria a bordo será de 7 a 19.

“Los remolcadores de puerto deberán asistir la zarpada de los buques tanque que, habiendo finalizado sus operaciones de carga-descarga, deben liberar las terminales por razones de seguridad”, señalaron.

Por otra parte, indicaron que “se prestarán servicios excepcionalmente a los buques que, a pedido de las autoridades nacionales, requieran ingresar a puerto para el abastecimiento de insumos requeridos en la emergencia sanitaria”.

Asimismo, explicaron que los remolcadores que que hubieran iniciado el trabajo asignado antes del inicio del paro anunciado, continuarán su tarea “y regresarán a su puerto base y quedarán dando cumplimiento al cese de actividades”.