El viernes por la tarde, la Cancillería argentina dijo que solicitó “urgentes medidas” para que se normalizara la situación en los pasos internacionales con Chile. Sin embargo, a 10 días del comienzo del conflicto, son más de 3000 los camiones que siguen demorados.

El cuello de botella se generó a partir del cambio en la política de control sanitario por parte de las autoridades chilenas, que llevó a testear al 100% de los choferes en frontera, aun cuando sigue vigente la obligación de presentar un PCR hecho en origen para poder ingresar al vecino país.

Tras las gestiones realizadas por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) y la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam) ante diferentes autoridades responsables del transporte internacional, el Gobierno emitió un comunicado en el que explica que ante las graves dificultades que afectan el normal funcionamiento de los Pasos Internacionales Sistema Cristo Redentor (Mendoza), San Sebastián (Tierra del Fuego, Antártida Argentina e Islas del Atlántico Sur) e Integración Austral (Santa Cruz), la Cancillería pidió a las autoridades chilenas la urgente implementación de medidas necesarias para una pronta normalización y agilización de la circulación de personas y cargas en esos sitios.


Abordaje conjunto

Casi al mismo tiempo, Fadeeac informaba que desde la embajada de Chile en Argentina, habían respondido al pedido de audiencia que la Federación y Aprocam solicitado con el embajador Nicolás Monckeberg.

“Informaron que el pedido fue remitido a las autoridades trasandinas y que se están analizando los problemas planteados y buscando soluciones a los problemas ya conocidos”, señaló el comunicado.

“Destacamos la importancia de abordar este tipo de conflicto de manera conjunta con las autoridades responsables del transporte internacional de cargas. Es urgente encontrar una solución para un tema que provoca un importante perjuicio económico y social para las empresas y los choferes”, dijo Roberto Guarnieri, Presidente de Fadeeac.

Tres días más tarde todo continúa igual.

Pedido a las empresas

Hoy, Aprocam reiteró el pedido a las empresas para que no envíen camiones a Chile.

Daniel Gallart presidente de Aprocam, dijo que actualmente ningún camión argentino cruza a Chile, y tampoco hay cruce desde el vecino país hacia aquí.

“Chile tiene dos caminos para tomar, o bien retrotraer las condiciones al 13 de enero, pidiendo el PCR negativo que se traía, más un test aleatorio, o de lo contrario poner personal suficiente para testear al 100% de los conductores acorde al flujo del Paso internacional”, dijo Gallart quien enfatizó que desde que se inició el conflicto, “Argentina movilizó todos los recursos, Cancillería, gobierno provincial, senadores, diputados, pero la respuesta de Chile sigue siendo nula y los camiones se siguen acumulando en la frontera”.

Perjuicios económicos y sociales

Más allá del perjuicio económico -cada día de detención de un camión en frontera representa un costo extra de US$700 diarios de acuerdo con datos del Departamento de Transporte Internacional de Fadeeac-, la insistencia para encontrar una solución al tema se funda en los malos tratos que reciben los choferes.

Por eso, Fadeeac -que nuclea a 43 cámaras de transporte de todo el país- y Aprocam insisten para que se habiliten de modo urgente la cantidad de centros de testeo necesarios para agilizar el procedimiento (en la actualidad son sólo cinco los puestos en funcionamiento, según se informó), al tiempo que se garanticen condiciones dignas para los choferes durante la espera del resultado y en el caso hipotético de aislamiento posterior.

Diez días después de que Chile decidiera cambiar la metodología de control sanitario en frontera, son más de 3000 los camiones demorados.

Compromisos internacionales

“No cuestionamos la medida soberana de una nación, sin embargo, debemos priorizar en un nivel de jerarquía superior a esa medida, lo acordado en la Reunión Extraordinaria de los Organismos de Aplicación del Acuerdo de Transporte Internacional Terrestre (ATIT), el 30 de junio de 2021, en la que los países se comprometieron a comunicar a los demás signatarios todas las medidas que afecten al transporte internacional terrestre, con la mayor antelación posible, antes de su entrada en vigencia”, dijo Silvia Sudol, Directora del Departamento de Transporte Internacional de Fadeeac.

La especialista agregó que la controvertida situación no sólo perjudica a empresas y choferes argentinos, sino también de otros países de la región que forman parte del ATIT, y que el tema ya se está analizando en el ámbito del Consejo Empresarial de Transporte Internacional de Cargas del Mercosur, que en las próximas horas se pronunciará al respecto.

En esa línea, el comunicado de la Cancillería recordó que el transporte de cargas nunca dejó de operar debido a que es considerado un servicio esencial, y que en el Acuerdo sellado el 30 de junio de 2021 (firmado por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay), se especificó que toda medida que afecte al transporte internacional terrestre sería comunicada a los organismos nacionales competentes con la mayor antelación posible antes de su entrada en vigencia.

En el caso del cambio introducido por Chile “no se ha recibido la comunicación oficial correspondiente”, señalaron desde el Palacio San Martín.