La consultora Abeceb realizó un informe sobre el sector agroindustrial respecto del cual, tras los pobres resultados de 2023 por la sequía, se renovaron las expectativas para la actual campaña.

“El sector sigue siendo un actor clave en la economía, especialmente en un momento en el que se están empezando a ordenar las cuentas fiscales y a superar regulaciones externas”, analizó la consultora, al explicar que el sector se perfila como un protagonista destacado en este escenario ya que tiene una participación del 26% en el PBI de nuestro país.

La cosecha de la campaña 2023/24 sería de 122 millones de toneladas, casi un 55% más que lo registrado el año último. “Está lejos del valor récord de 2019, cuando se registraron 131,7 millones de toneladas, y por debajo del promedio de los últimos tres años (125,7 millones de toneladas), excluyendo el año 2023”, contextualizó Abeceb.

Tendencia

El precio de la soja, no obstante, tiende a la baja debido a una serie de factores, como una mayor producción brasileña a la esperada, mejor campaña en Argentina y la contribución de Estados Unidos. “Esto hará que, por segunda campaña consecutiva, la oferta mundial de soja supere el nivel de consumo”, explicaron.

Asimismo, en el caso del maíz, los precios también se revisan a la baja por los volúmenes récord a nivel global por mayor producción china y la venta masiva de origen ucraniano debido al conflicto en el Mar Rojo que afecta a las rutas de exportación a Asia.

“Por tanto, por la caída de los precios y aun con crecimiento importante de volumen, los resultados estarían lejos de las expectativas iniciales, pero en terreno positivo. Así, la cosecha valorizada se estima crezca 19% en esta campaña respecto del año anterior, con la ganancia en volúmenes mencionada (+54%) pero con una recuperación impactada por una caída de los precios internacionales del orden del 20% en promedio”, subrayaron.

Adicionales

La valorización de la cosecha rondará los US$ 30.795 millones este año, unos 7700 millones más que en 2023, “un monto necesario en una economía en recesión y con escasez de reservas”.

A su vez, la recuperación impulsará a toda la cadena de valor recuperando volumen y generando una renovación de unidades. “Esto se traducirá en mayor demanda de equipamiento como maquinaria agrícola, camiones, pick ups, remolques y acoplados; sobre todo de cara a las necesidades del sector primario de volver a invertir en bienes de capital luego de un año para el olvido”, matizaron desde la consultora.

De hecho, se espera que las ventas de maquinaria agrícola “crecerán este año un 14,6% superando las 20.700 unidades, entre tractores, cosechadoras y otros productos,
ubicándose en el promedio de los últimos 4 años y por debajo de los volúmenes máximos de 2017 (22.772 unidades), 2021 (21.918) y 2022 (21.715) buenos años para el segmento”.

Por su parte, se espera que el mercado de camiones crezca 3% en 2024, con un volumen de 20.500 vehículos y similar comportamiento se estima para el mercado de remolques y acoplados, necesarios para el transporte de los productos del campo.

Por último, el mercado de pick ups, donde Argentina se posiciona como un hub regional en la producción de este tipo de vehículos (4to productor mundial), con año récord de ventas en 2023, se espera que se contraiga levemente en 2024 pero que se mantenga un 30% por encima del promedio de los últimos cinco años, superando las 100.000 unidades comercializadas.