fbpx

Las fronteras argentinas con Brasil y Bolivia permanecen bloqueadas por el Sindicato de Camioneros.

El origen del conflicto es la pandemia y la falta de una coordinación regional sobre el control sanitario. Prácticamente imperdonable si se tiene en cuenta que ya hace más de un año el mundo y la región conviven con el covid-19 y, durante todo ese año, no se interrumpió en ningún momento la logística del transporte internacional terrestre de cargas por se considerados esencial y críticos en el abastecimiento.

Sin embargo, cada país adopta su propio criterio. Luego, un país vecino responde con otra decisión. Y en un tercer país no se hace nada al respecto. Un transporte puede cruzar hasta 3 fronteras para llegar a destino. Y puede enfrentarse con tres criterios distintos en los puestos de control sanitario de frontera.

“No se puede pasar de ningún lado, ni desde la Argentina a Brasil ni desde Brasil a la Argentina”, indicó a Trade News Silvia Sudol, directora de la Asociación de Transportistas Argentinos de Carga Internacional (Ataci).

PCR negativo

La Argentina y Chile exigen que los choferes cuenten con un test negativo para pasar sus fronteras. Brasil, Paraguay y Bolivia no lo demandan. Uruguay lo exige, pero, a diferencia de los casos de la Argentina y Chile, no son los choferes o sus empleadores quienes lo pagan, sino que el costo se traslada a la carga.

Esto empezó el 5 de abril, cuando Chile saca su normativa exigiendo el test. Luego la Argentina saca el 9 una norma espejo.

Ya la semana pasada comenzó el primer foco de conflicto con Uruguay, donde se cortó el paso por cinco días. Luego siguió con Clorinda, en el paso con Paraguay, y se potenció en el cruce con Brasil de Paso de los Libres-Uruguayana.

“Los brasileños protestaron porque sienten que son discriminados porque no pueden pasar mientras los argentinos sí. Se quejan de que Brasil no tiene una norma de control de testeos pero a ellos sí se les pide”, resumió Sudol.

El fin de semana pasada, Uruguay flexibilizó la situación y se liberaron los  cortes. Con Brasil, las demoras en las respuestas diplomáticas aumentan una tensión y el conflicto continuará, al menos, durante este fin de semana. Idéntica situación que la vivida con Brasil pasa en Salvador Maza y en La Quiaca, en la frontera con Bolivia.

“Tanto Chile como la Argentina exigen un testeo que, al entrar, no tenga más de 72 horas desde que se origina el tránsito. En Chile, más allá de contar con un test negativo, los choferes pueden ser sometidos a un test aleatorio. Mientras la Argentina estudia modificar la norma, exige por ahora un PCR negativo con 72 horas y, a los argentinos que vuelven, pueden hacerlo sin test pero deben someterse a un test de antígenos en las 72 horas siguientes”, resumió Sudol.

Inconvenientes logísticos

Pero hay una logística operativa que la norma no contempla.

Por ejemplo, un chofer brasileño que se dirige a Lima (que también exige testeo), tiene que contar con un test negativo antes de entrar a la Argentina, antes de entrar a Chile y luego al entrar en Perú. Los test que se realiza se vencen. ¿Cuántos test debe realizarse desde que toma la carga hasta que vuelve a su casa?

“Los choferes de camiones van solos en la cabina. Sólo se bajan en el paso de frontera. No tocan la carga. Lo que ven es que están sobre-exigidos en materia sanitaria, cuando están prácticamente solos, y al resto de la comunidad no se le demanda tanto test, y no están aislados por horas como los choferes. Pedimos una solución racional, porque el costo de los test, cuando arrancamos, rondaba los 7000 pesos y ahora llega a los 20.000 pesos. Encima, tampoco hay tantos lugares para realizarse los PCR y el camionero necesita los resultados urgente porque viaja por trabajo y realiza una actividad esencial, como la definieron en todo el mundo, en el Mercosur y en la Argentina”, explicó la directiva.

Camioneros, en tanto, se acercó a la frontera con Brasil. Hoy, viernes 23, llegaron tres micros con gente del sindicato, luego de que recibieran denuncias de amenazas en Uruguayana, donde se acumulan muchísimos camiones brasileños sin poder pasar y, cuando pasa uno argentino, son agredidos.

“No tenemos la culpa de que Brasil no exija un PCR. También es cierto que hay desigualdad con Brasil y Paraguay, pero nosotros tampoco estamos conformes con estos testeos. Pedimos un test por viaje: salir de la Argentina con PCR negativo y realizar otro una vez vueltos y antes de volver a viajar”, agregó Sudol.

Planteo regional empresario

El Consejo Empresarial del Transporte de Cargas por Carretera del Mercosur, Bolivia y Chile, que reúne a las cámaras empresarias del autotransporte de todos los países, iniciaron sus planteos al Subgrupo de Trabajo 5 del Mercosur el mismo 5 de abril, cuando Chile instrumentó la exigencia de testeos negativos para ingresar a su territorio.

Allí pidieron “que se respete estrictamente lo establecido en la resolución del GMC nº 21/08 del Mercosur que regula la Declaración de Salud del Viajero en el Mercosur”, no sin antes manifestar su “absoluto acuerdo con dar prioridad a las medidas sanitarias” para frenar la pandemia.

Sin embargo, resaltaron las medidas chilenas “dificultarán notablemente la normal continuidad de la prestación de servicios de transporte terrestre internacional, poniendo en riesgo el abastecimiento de los mercados” de alimentos, medicamentos, combustible y todo insumo necesario en la vida cotidiana.

“El sector privado del transporte no está en condiciones de afrontar el pago de los testeos que impongan los distintos países o sus respectivas provincias y municipios, considerando que son los Estados quienes están en mejores condiciones de asumir el costo de los mismos y son el primer y último resguardo del bienestar de sus ciudadanos. No obstante, ofrecemos la posibilidad de considerar la utilización de los denominados “test rápidos”, los cuales han mostrado resultados muy positivos (cuyos) costos son notablemente inferiores a los controles por hisopado”, ampliaron.

Nuevo reclamo

El Consejo volvió a expedirse el 10 de abril, en ocasión de la norma espejo dictada por la Argentina.

“Reiteramos una vez más nuestro absoluto compromiso con todas las medidas necesarias para evitar la diseminación del virus y sus consecuencias, solicitamos lo siguiente: exigencia de resultado negativo de la prueba para SARS-CoV-2 a los transportistas y tripulantes de camiones por cada viaje completo (de origen a destino y retorno al país de origen), observando que el test debe ser realizado dentro de las 72 horas que antecedan al inicio del viaje desde el punto de origen, según lo consignado en el manifiesto internacional de carga/ declaración de tránsito aduanero (MIC / DTA)”, pidieron.

Asimismo, solicitaron que “el financiamiento de los testeos esté a cargo de los Estados Nacionales, o bien, de los importadores o exportadores, con apoyo de fondos regionales e internacionales como FOCEM (Fondo de Convergencia Estructural del MERCOSUR), CAF (Banco de Desarrollo de América Latina), BID (Banco Interamericano de Desarrollo), OPS (Organización Panamericana de la Salud) y OMS (Organización Mundial de la Salud)”.

Tras el inicio de los bloqueos en las fronteras con Brasil y Bolivia, y la escalada de la tensión, y ante la fala de respuesta de las dos notas anteriores, el Consejo empresario reclamó una reunión urgente del Subgrupo de Trabajo 5 del Mercosur para lograr una “armonización de la normativa sanitaria de prevención de COVID 19, unificando el tipo de testeo solicitado a los tripulantes de camiones, en el transporte internacional de cargas por carreteras” al tiempo que propusieron un “testeo con una periodicidad de 15 días, o la totalidad de la duración del viaje (origen destino-vuelta a origen), de acuerdo al lugar de partida del viaje, a fin de permitir el normal funcionamiento de los tránsitos internacionales”.

Pedido de Fadeeac

Este viernes, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), que agrupa a 41 cámaras del transporte terrestre de bienes, suscribieron el planteo regional en una nota dirigida a la Presidencia de la Nación, la Jefatura de Gabinete, la Cancillería, el Ministerio de Transporte y sus distintas secretarías competentes, al Ministerio de Interior y a su par de Defensa.

“Desde hace algunos días, los choferes y los vehículos argentinos venían siendo agredidos en el lado brasileño del paso internacional (Agustín P Justo-Getulio Vargas) y ante tal situación se remitió nota NO-2021-34180946-APN-DNATF#MI por la que se suspendió el envío hacia la República Federativa del Brasil de los medios de transportes internacional como así también la recepción e ingreso al Complejo Terminal de Cargas (COTECAR) de los provenientes de ese país”, señaló Fadeeac.

“Pero esta compleja situación –agregaron– se ve agravada con la intervención de medidas de fuerza de público conocimiento en el lado argentino, por las razones antes aludidas, lo que ha paralizado el tráfico internacional en esta frontera, con las consecuentes demoras en el traslado de bienes necesarios para la producción y el abastecimiento de los países de la Región, además de las sanciones aduaneras que las empresas podrían recibir por incumplimiento de los plazos de los tránsitos y el impacto económico sobre los países por la paralización del transporte de cargas”, indicaron Roberto Guarnieri y Guillermo Wener, presidente y vicepresidente de Fadeeac, respectivamente.