fbpx

¿Imaginaste cómo sería viajar en un avión transparente? No se trata de una escena de la reclamada cuarta parte de la película Volver al futuro (aseguran que tal posibilidad no existe). Es una imagen del presente.

Cuando a fines de 2018 visitó Buenos Aires para hablar de liderazgo exponencial e innovación , Kyle Hermans, profesor de Singularity University, y CEO y fundador de Be Courageous (una empresa dedicada a ayudar a que las organizaciones alcancen un mayor desarrollo), ilustró su presentación con varias imágenes impactantes.

Tres ejemplos de construcciones realizadas con impresoras 3D y nuevos materiales llamaron la atención del auditorio: una casa de 185 m2 que se “levanta” en 24 horas y cuesta alrededor del 20% de lo que sale una construida de modo tradicional; una motocicleta hecha con material especial que pesa apenas 35 kg; y un avión (el crédito de la foto indicaba que era de Airbus) que parecía un balcón con vista a 365°.

Durante su paso por Argentina, Kyle Hermans, profesor de Singularity University, mostró ¿el avión del futuro?

En 1985, cuando se estrenó Volver al futuro, millones de personas en el mundo vieron cómo podría ser la vida en 2015 gracias los viajes en el tiempo de Marty McFly y el Doctor Emmett Brown (interpretados por Michael J. Fox y Christopher Lloyd).

¿Autos y patinetas voladores? ¿Zapatillas y ropa inteligente? ¿Cine 3D? ¿Hablar por teléfono pero con imagen? Muchos de los productos que entonces sólo parecían viables en el mundo de la ciencia ficción, hoy son de uso diario. Otros tantos están en pleno desarrollo.

La ruta de la innovación

Uno de los principales desafíos en el actual contexto de cambios tan profundos como rápidos, es encontrar el mejor camino para la innovación (muchos destacan el papel de la biomimética).

Las grandes empresas no sólo destinan suculentos presupuestos a lo relacionado con I + D (Investigación y Desarrollo) sino que crean áreas específicas para ello. Airbus es un interesante caso de estudio.

La casa del futuro, aunque ya se construye, se imprime en 3D, en un día, y cuesta mucho menos que las que se construyen de modo tradicional.

El consorcio europeo de aeronáutica, espacio y servicios relacionados tiene en cuenta cada vez más un doble objetivo a la hora de diseñar sus productos: reducir costos operativos y emisiones (el sector suele ser centro de las críticas por la contaminación que produce).

Desafíos

El área de aviación comercial de Airbus cerró 2019 con la entrega de su aeronave número 12.000.

“La innovación siempre ha sido parte del ADN de Airbus y la compañía se encuentra enfocada en áreas específicas de Investigación y Desarrollo con una inversión de 3350 millones de dólares”, dijeron voceros del consorcio europeo.

En una suerte de balance del año, señalaron los datos más destacados.

Por caso, explicaron que Airbus Helicopters “dejó su marca en América Latina al llegar a la cima del Aconcagua y romper el récord de altura de un helicóptero bimotor” (fue durante la campaña por la certificación del H145, de cinco palas).

Durante la campaña por su certificación, el H145 (un helicóptero de cinco palas), rompió el récord de altura de un helicóptero bimotor al llegar a la cima del Aconcagua.

Por otro lado, la familia de helicópteros civiles y militares Super Puma celebró su entrega número 1000, demostrando su versatilidad y su capacidad para operar en condiciones ambientales extremas.

A la hora seguir explorando y analizando la tierra desde el espacio, en septiembre, Airbus terminó la construcción del satélite ‘Copernicus Sentinel-6’.

El mismo servirá para tomar medidas de alta precisión de la topografía de la superficie de los océanos.

Los hallazgos permitirán a los gobiernos y las instituciones establecer medidas efectivas de protección para las regiones costeras.

“Esto será invaluable no solo para las organizaciones de ayuda ante desastres naturales pero también para las autoridades involucradas en planeamiento urbano”, dicen en la compañía.

Debut de la Inteligencia Artificial

El primer uso de inteligencia artificial en el espacio celebró el fin de su primera exitosa misión.

A principios de 2019, el asistente para astronautas virtual CIMON-1 (Crew Interactive MObilecompanioN) regresó a la Tierra después de su estadía de 14 meses en la ISS y a fin de año fue enviado el CIMON-2 que ha sido modificado y equipado con nuevas funciones.

Al igual que su predecesor, CIMON-2 tiene como destino el módulo europeo de investigación Columbus.

Un grupo de expertos en medio de las pruebas de CIMON, un demostrador tecnológico con inteligencia artificial para la interacción persona-máquina.

CIMON es un demostrador tecnológico con forma de bola que vuela libremente y que cuenta con inteligencia artificial para la interacción persona-máquina.

Mirar al futuro

¿Cuáles son los temas en los que están trabajando y en los que podríamos ver adelantos?

  • Electrificación: el desarrollo de propulsión eléctrica e híbrido-eléctrica es una de las tecnologías más prometedoras en el futuro del vuelo.

Las soluciones viables permitirán aviones más silenciosos y limpios para el medio ambiente, y abrirán nuevos mercados y aplicaciones.

La inversión para acelerar esto está puesta en la investigación dedicada a conceptos innovadores y no convencionales de aviones y sistemas de propulsión.

Airbus y SAS Scandinavian Airlines firmaron un Memorando de Entendimiento para la investigación conjunta de un ecosistema de aeronaves híbridas y eléctricas y sus requisitos de infraestructura.

El proyecto de investigación lanzado en junio de 2019 continuará hasta fines de 2020. Las compañías explorarán los desafíos operativos y de infraestructura relacionados con la introducción a gran escala de aviones híbridos y totalmente eléctricos en las operaciones de las aerolíneas comerciales.

  • Movilidad aérea urbana: utilizando el cielo para conectar de forma más eficiente a las personas con las ciudades y regiones, la movilidad aérea urbana puede ayudar a construir ciudades más habitables, brindando posibilidades adicionales para conectarse.

Al ofrecer un complemento sostenible a los sistemas de transporte existentes, la movilidad aérea urbana está configurada para proporcionar una emisión cero de CO₂ u otras emisiones relacionadas con el cambio climático y el aumento de los riesgos para la salud, una solución para el futuro.

Una moto que pesa apenas 35 kg y imprime en 3D.

Para hacer esto realidad, Airbus está diseñando todas las piezas del rompecabezas.

El enfoque incluye construir y reunir todos los componentes críticos (tecnología, modelos comerciales, integración de la ciudad, desarrollo de infraestructura y gestión del espacio aéreo) para llevar el transporte urbano al cielo.

La empresa ya desarrolló dos demostradores eVTOL (despegue y aterrizaje vertical eléctrico), CityAirbus y Vahana y en el futuro vendrán nuevos prototipos para seguir explorando diferentes alternativas a esta forma de movilidad.

  • Autonomía: el vuelo autónomo ya no es un sueño y lo más probable es que primero descubramos un vuelo autónomo en forma de entrega de paquetes.

Con la seguridad y la aceptación social como prioridad, Airbus está analizando cómo la autonomía afectará a los vehículos aéreos no tripulados (drones), el futuro de los helicópteros, así como los aviones comerciales y de carga.

  • Digitalización: Airbus está construyendo continuidad digital en toda la industria de la aviación. Esto significa cambiar las formas en que ellos y sus clientes operan y colaboran, explorando cómo las tecnologías digitales pueden mejorar el rendimiento e impulsar la innovación.

El consorcio lidera el camino con Skywise, una plataforma de datos abierta, que reúne datos de Airbus, aerolíneas y proveedores para generar nuevos conocimientos y crear valor a través de una mayor colaboración y transparencia.

  • Conectividad (flota conectada, análisis de datos y conectividad de pasajeros): aprovechando su amplia experiencia única en aeronaves, satélites y comunicaciones militares seguras, Airbus está preparando soluciones de redes de comunicación que son interoperables entre aeronaves, helicópteros, drones, eVTOL (vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje vertical), satélites, centros de comando y unidades móviles desplegadas en tierra o en el mar.

Además, al aprovechar y analizar la gran cantidad de datos generados por sus productos, incluidos los satélites de aeronaves y de imágenes, podrán ofrecer información y respuestas que proporcionan un valor significativo para los clientes.

Las capacidades de conexión de sus productos contribuyen a un ecosistema digital que utiliza información en tiempo real y tendrá un gran impacto en las operaciones, reparaciones, rentabilidad y productividad.

  • Materiales: Airbus está explorando cómo integrar materiales nuevos y avanzados en sus líneas de productos para aumentar el rendimiento de una manera respetuosa con el medio ambiente.

Está considerando la posibilidad de integrar materiales disruptivos como compuestos ligeros y conductores, seda de araña o cerámica de temperatura ultra alta para integrar en todo tipo de vehículos y arquitecturas.

Para mejorar la eficiencia de las aeronaves, se promueve desde el uso de pinturas más livianas y que permiten mejorar la aerodinámica, hasta el aumento de la capacidad para transportar más pasajeros por vuelo y contar con motores que consuman menos combustibles (por lo tanto reducen el costo y las emisiones).

Por esto, una pequeña muestra de lo que está ocurriendo, es que hoy podemos sentir que vivimos en el futuro.