La noticia de que la Argentina logre un nuevo superávit comercial es “buena” porque significa que entraron más dólares de los que salieron, lo que ayuda a recomponer las reservas y las cuentas en general de la Administración.

Un superávit comercial puede conseguirse de varias maneras, y el más positivo es cuando tanto las exportaciones como las importaciones crecen, por ejemplo, sólo que las ventas lo hacen más rápido que las compras.

Pero el superávit “malo” es cuando caen tanto las exportaciones como las importaciones, pero éstas últimas lo hacen a mayor velocidad y volumen que las ventas. Tal es el caso del registro de abril con Brasil, principal mercado de la Argentina con quien por segundo mes consecutivo se registró un superávit comercial.

Últimos datos

En abril, Argentina registró un superávit comercial en la balanza con Brasil de US$ 116 millones, el segundo consecutivo contemplando el de marzo por US$ 118 millones”, indicó Abeceb en su informe mensual donde destaca además que en el acumulado del año hay un “un saldo positivo por US$ 42 millones cuando en 2023 se acumulaba un déficit por 1733 millones de dólares”. 

El intercambio total llegó a los 2315 millones, un -9,5% respecto del mismo mes del año pasado.

Las importaciones en abril (US$ 1099 millones) cayeron un 34% interanual. “Es el noveno mes consecutivo donde las importaciones presentan una caída interanual, agregó Abeceb, tras detallar el impacto por sector.

  • Las importaciones automotrices presentaron una dinámica homogénea a la baja: se registraron reducciones en las autopartes, con contracciones de -19,5% interanual en partes y accesorios de vehículos automotores (totalizando una importación de US$ 139 millones, 12,7% del total), y de -29,3% i.a. en motores de pistón y sus partes (US$ 28 millones, 2,5% del total). Por su parte, los vehículos automotores de pasajeros mostraron una contracción del -15,4% i.a., totalizando solamente US$ 135,9 millones (12,3% del total).
  • En tanto, el rubro de metalmecánica mostró un pobre desempeño: mineral de hierro y derivados cayó un 41,2% interanual en abril, alcanzando US$ 34 millones (vs importación por 58 millones en abril del 2023), y explicó el 3,1% de las importaciones. A su vez, las importaciones de tubos huecos y accesorios para tubos mostraron una contracción del 88,4% interanual, cayendo a 6 millones (desde 52 millones el año pasado), es decir, explicando solo un 0,2% de las compras externas, cuando el año pasado explicaban el 3% del total. 
  • Finalmente, pudo verse el impacto del fin de la sequía en las compras vinculadas al agro, ya que las importaciones de soja (que explicaron un 17,4% del total importado en abril 2023) alcanzaron 8 millones en abril, una caída del 97,3% versus los US$ 290,1 millones importados en abril de 2023. Así, solamente representaron un 0,7% del total (vs. 17,4% en abril de 2023.

Exportaciones

Las ventas a Brasil alcanzaron los US$ 1214 millones en abril, registrando un incremento del 36,7% anual.

“El sector agroganadero tuvo un rol fuertemente expansivo de las exportaciones argentinas, ya que se observó un fuerte aumento de las ventas de los productos hortícolas frescos y refrigerados que crecieron un 121,1% interanual, seguido por las ventas de la cebada sin moler, con un aumento del 87,9%, y luego por la exportación de trigo y centeno sin moler, que evidenciaron un aumento del 14,5%. En total, estos tres productos del sector agro explicaron un 12,1% de las exportaciones totales”, explicó la consultora. 

Luego, en relación con el sector automotriz, volvieron a hablar de una “dinámica mixta”.

“Los envíos de vehículos automotores de pasajeros aumentaron un 20,6% interanual, totalizando US$ 212 millones (un 17,5% del total), y las ventas de vehículos automotores para transporte de mercancías se redujeron en un 22,2% (por US$ 162,4 millones). A su vez, las exportaciones de partes y piezas de vehículos automotores cayeron en un 12,7% anual, alcanzando US$ 30,7 millones”, añadieron.

Por último, destacaron también un desempeño “heterogéneo” en la industria petroquímica, donde las exportaciones de petróleo crudo cayeron un 25,6% en tanto que los embarques de propano y butano aumentaron un 57,5%..

Para el resto del año, Abeceb subrayó que “el Impuesto PAIS, que aumenta en un 17,5% el precio de las importaciones argentinas, se mantendría al menos hasta fin de año, lo que sumado al efecto recesivo de una demanda interna que cae 7-8%, mantendrá estancadas las importaciones a lo largo del año, con el riesgo de que se materialice un atraso cambiario (reflejado en una reversión del superávit) si se insiste en el crawling peg al 2% por mucho más tiempo”.