fbpx

La marina mercante argentina tiene historias para destacar en un presente que deja poco margen para la esperanza.

La Escuela Nacional de Naútica, gracias al desarrollo de un protocolo de seguridad específico que abarca todos los aspectos necesarios para minimizar los riesgos de contagiosidad del coronavirus, logró normalizar el embarque de sus cadetes, los futuros marinos mercantes.

Desde 2019, la Argentina recuperó un buque escuela para los estudiantes que necesitan las horas necesarias de embarque para acumular la experiencia necesaria en la tripulación de buques mercantes: se trata del Argentina C, de Vessel SA, un portacontenedores operado por Servicios Marítimos, que opera en el cabotaje regional conectando los puertos de Rosario y Zárate con Montevideo.

De Belgrano a las videoconferencias

La Escuela Nacional de Náutica, fundada por Manuel Belgrano en 1799, cuenta con un buque escuela disponible para las prácticas necesarias en la formación de los futuros capitanes y maquinistas navales.

Gracias al aporte de empresas, prácticos y los gremios, el Estado no paga nada en esta capacitación de al menos 28 días que realizan los cadetes (alumnos de 2° año) y los pilotines (alumnos de 4° año): desde la comida hasta la ropa y todo el equipamiento necesario es fruto de las donaciones privadas.

En tanto, mientras embarcados conocen en primera persona cómo es la navegación por el río Paraná y el Río de la Plata, cómo es el atraque y la carga y descarga de contenedores, el funcionamiento de la sala de máquinas y del puente de mando, los cadetes continúan durante su travesía con la capacitación teórica vía Zoom, con la infraestructura y conectividad del Argentina C.

Una navegación comercial y educativa a la vez para los cadetes de la Escuela Nacional de Náutica.

Los protocolos instrumentados para no detener la capacitación de los cadetes incluyen la obligatoriedad de realizar una cuarentena previo embarque, la revisación médica antes de tripular, la necesidad de trasladarse en vehículo propio al muelle, el uso del kit sanitario y un curso de seguridad apenas se sube a bordo.

Al menos los cadetes de la ENN pueden realizar sus prácticas gracias a la diligencia de las autoridades, que apostaron por adaptar la capacitación a las circunstancias: sin perder el foco en la necesidad de las prácticas, sin perder ni por un segundo el cuidado de la salud de los cadetes.

“La situación de la marina mercante nos interpela a todos. De la mano de la falta de una marina mercante y la complejidad para construir, queda también huérfano el capítulo de la formación de los profesionales de la marina mercante que necesitan hasta 2 o 3 años más para lograr el mínimo de días embarcados y poder graduarse”

Mónica NavarroCEO de Servicios Marítimos, durante el bautismo del Argentina C, en 2019

Cada cadete debe completar una declaración jurada donde deben consignar su actividad en los 14 días previos al embarque (si estuvieron en el exterior, si estuvieron en contacto con personas con diagnóstico confirmado de covid-19 o con casos sospechosos, es decir, con síntomas del virus), y consignar todos los datos que lo excluyan de los distintos grupos de riesgo.

Las declaraciones juradas, además, deben acompañar la revisación médica debidamente sellada que acredite su aptitud para embarcar, su temperatura (con fecha y hora) y un test de olfato.

Cada cadete embarcado es luego sometido a 3 controles de temperatura diarios, cada 8 horas, que se consignan en una planilla.

Asimismo, cada uno firma el registro de entrega de elementos de protección, que consta de: alcohol en gel, antiparra, máscara facial, par de guantes y barbijos. Todos estos elementos de protección por el covid-19 se suman al equipamiento provisto para embarcarse: calzado, anteojos, mameluco, casco, campera, protección ocular, medias, chaleco refractario y guantes. Por último, deberán presentar el certificado de capacitación en seguridad y prevención del covid-19.

2 comentarios

  • Rodolfo Spagnuolo dice:

    Excelente que nuestros cadetes se puedan capacitar a bordo de un buque mercante escuela . Es un gran esfuerzo que han hecho empresas privadas y centros marítimos para lograr esto, empresas de Practicos Armadores del buque y gr míos de oficiales: Felicitaciones

  • Daniel dice:

    excelente !! con los protocolos adoptados, están en perfectas condiciones sanitarias para llevar a cabo la práctica profesional a bordo. Espero que puedan sacar el máximo provecho durante su permanencia a bordo y que una vez en tierra, le den máxima importancia al cocimiento de las normas internacionales que regulan la actividad, es fundamental para su futuro profesional.

Dejar un comentario