La Prefectura Naval Argentina dispuso una serie de medidas para permitir el uso de gas natural licuado (GNL), comprimido (GNC) y licuado de propano (GLP) en las embarcaciones que realicen tráficos nacionales e internacionales.

De acuerdo con la autoridad de la navegación, la decisión apunta a dotar de un “marco previsible” a la construcción nacional de buques, “en atención al interés de diversos sectores de la industria naval nacional” en la materia.

Asimismo, las medidas tomadas –plasmadas en la disposición DISFC-2022-188-APN-PNA#MSG– están “en consonancia con la tendencia mundial sobre uso de combustibles alternativos eficientes y de bajo perfil contaminante, esenciales para promover la transición hacia una movilidad más limpia y sostenible”.

Normativa internacional

La disposición recoge la entrada en vigor del código internacional de seguridad para los buques que utilicen gases u otros combustibles de bajo punto de inflamación (Código IGF), adoptado por el Comité de Seguridad de la Organización Marítima Internacional (OMI) mediante la resolución MSC 391/95.

“Dicho instrumento, de cumplimiento obligatorio a través del convenio internacional para la seguridad de la vida humana en el mar (SOLAS), establece disposiciones prescriptivas para el uso de gas natural en buques de navegación internacional y funcionales para el uso de otros combustibles de bajo punto de inflamación”, explicaron.

La flamante disposición no sólo aprueba el uso de combustibles y los mecanismos de control de las instalaciones a bordo que utilicen gas natural en motores diésel, sino también “el uso de GLP en embarcaciones autorizadas a utilizar motores de combustión interna a explosión y aspectos de seguridad relacionados con la interfaz buque-puerto teniendo en cuenta las regulaciones establecidas por otros organismos nacionales en materia de distribución y abastecimiento a través de estaciones habilitadas en tierra”, señalaron.

Flota de bandera

El marco normativo, además, comprende los aspectos vinculados a la formación del personal embarcado que deberá operar este tipo de buques mercantes propulsados a gas.

“Prefectura continúa contribuyendo al desarrollo de una flota de bandera y la utilización de manera segura de combustibles más amigables con el medio ambiente y económicos, en línea con el lema de la Organización Marítima Internacional para el año 2022: nuevas tecnologías para un transporte marítimo más ecológico y la necesidad de respaldar una transición ecológica del sector marítimo hacia un futuro sostenible”, concluyeron.