La Prefectura Naval Argentina realizó el monitoreo y vigilancia en tiempo real del primer buque oceánico con propulsión híbrida compuesta por un motor tradicional y un sistema de dos velas metálicas de 37 metros de alto por 10 de alto que le permite aprovechar la fuerza del viento y así ahorrar un 30% de combustible, reduciendo de tal manera la emisión de gases durante su navegación y haciendo más sostenible el tráfico marítimo de mercaderías.

En ese sentido, el Servicio de Tráfico Marítimo y el Centro Operativo de Protección de Buques e Instalaciones Portuarias (PBIP) realizaron el seguimiento del buque Pyxis Ocean, con bandera de Singapur, procedente del puerto de Mejillones (Chile), para cargar 46.000 toneladas de maíz en el puerto de Arroyo Seco.

El sistema de ayuda a la propulsión con velas metálicas, que pueden ser rebatibles, fue desarrollado por BAR Tech China y Mitsubishi, y fue montado sobre un buque existente con la finalidad de hacerlo más eficiente.

El buque tiene 229 metros de eslora, 32,26 de manga y es propiedad de Cargill International SA.

El buque