La crisis económica y recisión local impactaron de lleno en la industria automotriz brasileña, afectando el comercio bilateral de autopartes.

De acuerdo con cifras difundidas por el sindicato que agrupa a los trabajadores de la industria autopartista brasileña (Sindipeças), las exportaciones hacia la Argentina se desplomaron un 23,3% y, sólo en mayo pasado, hubo una reducción del 24,1% en las exportaciones, totalizando US$ 678 millones en comparación con los US$ 893 millones en el mismo mes del año anterior.

En el acumulado a mayo, la exportación brasileña de autopartes cayó un 16%, pasando de los 3800 millones de dólares en 2023 a los 3200 millones este año.

En cuanto a las importaciones desde la Argentina, hubo un incremento del 3,2% hasta mayo en comparación con el mismo periodo del año anterior, con ventas totales de US$ 8300 millones. En mayo, las importaciones brasileñas de autopartes argentinas totalizaron US$ 1700 millones, una caída del 3,6% en comparación con US$ 1800 millones en el mismo mes del año anterior.

Desde Brasil destacaron que la disminución acumulada en las exportaciones en 2024 sigue siendo de dos dígitos en el rango negativo, mientras que las exportaciones de la Argentina a Brasil registraron un incremento, con una tasa de crecimiento promedio de alrededor del 4% al 5% hasta mayo.