fbpx

En la mañana del domingo 18, la policía federal levantó los bloqueos a las terminales APMT (Terminal 4) y Terminales Río de la Plata (TRP) por parte de manifestantes y trabajadores la terminal 5 (Bactssa), tras 10 días ininterrumpidos. Sólo Bactssa pudo operar normalmente en el Puerto Buenos Aires. Los movimientos en las terminales afectadas comenzaron lentamente a normalizarse.

La situación motivó varias denuncias penales por parte de las terminales y de la propia Administración General de Puertos (AGP), al tiempo que los referentes del sector privado elevaron sus reclamos correspondientes.

La Cámara de Importadores (CIRA), el Centro Despachantes de Aduana (CDA) y el Consejo de Cargadores –que representa a los intereses del comercio exterior de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Unión Industrial Argentina (UIA)– y la Asociación Argentina de Agentes de Carga Internacional (AAACI) realizaron sus presentaciones ante las autoridades competentes reclamando por la interrupción de la cadena de suministros.

La CIRA planteó ante la Administración General de Puertos (AGP), ente autárquico dependiente del Ministerio de Transporte que controla los concesionarios del Puerto Buenos Aires, su preocupación respecto de la posibilidad de que las terminales “adicionen a la facturación el costo de perder el plazo de arribo forzoso, así como otros conceptos y extracostos relacionados a la pérdida del mismo” debido a la imposibilidad de operar.

Medidas de fuerza

Los pliegos de licitación oportunamente firmados por las terminales y la AGP impiden que las medidas de fuerza generen estos extracostos ante la imposibilidad del importador de retirar su carga”, indicaron desde CIRA, que invitó a los socios a “denunciar formalmente esta situación ante la AGP, indicando que en el período en el que se llevaron las medidas de fuerza gremiales no se pudo retirar la carga, produciéndose extracostos facturados por la terminal, relacionados al vencimiento del forzoso”.

El 20 de mayo de 2020, por medio de la resolución 120/20, el ministro de Transporte Mario Meoni firmó la prórroga de APMT y TRP hasta el 15 de mayo de 2022 en cuyos anexos correspondientes se señala, respecto de los forzosos, que “en caso de suscitarse huelga de gremios signatarios de los Convenios Colectivos con el CDT en el ámbito de la terminal que interrumpa su operatoria, ambos plazos descriptos se verán suspendidos hasta la reanudación de la operación”. Se trata del apartado “e” de los anexos de la resolución, y aplica tanto para TRP como para APMT.

En rigor, no hay una huelga ni un paro decretado, sino un conflicto de origen gremial, donde los trabajadores y delegados de Bactssa desconocen a sus representantes sindicales, por lo que decidieron acciones directas.

Por otro lado, CIRA anunció gestiones ante el Centro de Navegación Argentina para que se evalúe la situación extraordinaria y cómo afecta a la devolución de los contenedores vacíos, de manera de no ser penalizados al respecto.

Gestiones ante la Aduana

Por su parte, el CDA también elevó su preocupación tanto a la Aduana Buenos Aires como a la AGP.

En una nota dirigida al director de la Aduana Buenos Aires, Gustavo Araujo, los despachantes solicitaron evitar “contemplar los plazos de vencimiento de los traslados sumarios dentro de la jurisdicción aduanera de la Dirección Aduana de Buenos Aires y suspender los plazos previstos en los artículos 217, 221 y 222 del Código Aduanero a fin de que la mercadería afectada a esta situación quede exenta de la multa por destinar fuera de término y/o no tomar contenido, como así también, poder realizar la solicitud de ignorando contenido con posterioridad a los 10 días hábiles de arribado el medio transportador”.

Solicitaron, además, un plan de contingencia para que se contemple la situación del transporte de exportaciones: “Solicitamos evitar se contemplen los plazos de vencimiento de las destinaciones suspensivas de tránsito de exportación subsumidas en la destinación definitiva de exportación para consumo o en la destinación suspensiva de exportación temporaria, según correspondiere, y permitir el ingreso de los medios de transportes afectados a dichas operaciones a la Zona de Apoyo Portuario (ZAP), acceso por calle Junín y calle 8, zona Puerto Nuevo Dársena “F”, lado este, quedando bajo custodia del servicio aduanero a fin de evitar que la mercadería objeto de exportación permanezca en Zona Secundaria Aduanera sin control aduanero”.

Denuncia penal

El interventor de la AGP, José Beni, respondió a su vez la nota dirigida por el CDA: “Esta Sociedad del Estado también ha procurado asegurar la continuidad del mantenimiento de las fuentes de trabajo, y se encuentra involucrada en las negociaciones y gestiones con las entidades representativas del sector a tales fines, con prescindencia de que dichos trabajadores reciban o no las indemnizaciones de ley de parte de su empleador, en el marco de la relación laboral particular de cada uno de ellos”, indicó Beni.

“No obstante –continuó– le informo que se han efectuado las presentaciones y denuncias que tramitan ante el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 6, Secretaría 11 en autos “N.N. S/ Averiguación de Delito” (Causa 1562/21), solicitando a su vez la intervención de la justicia para disponer de la liberación de los accesos y salidas de las Terminales de Puerto Nuevo”.

“Necesitamos que la Justicia intervenga y haga retirar a quienes están bloqueando el ingreso a las terminales. Lo que está haciendo esta gente es no permitir las exportaciones. Hay muchísimos camiones con carga del interior sin poder ingresar, lo que genera problema con los choferes, no poder embarcar y cumplir con los contratos firmados con el exterior. Es similar para la importación dado que no se puede retirar la carga y va a ver problemas de abastecimiento por falta de materia prima, autopartes, material de consumo, etc.”, indicaron desde la AAACI, ante una consulta de Trade News.

Afectados

Por su parte, desde el Consejo de Cargadores confirmaron que la situación está “generando graves problemas en la actividad económica de distintas regiones del país, afectando los procesos del comercio exterior”.

“Hay una carga frigorífica de exportación que está hace varios días sin poder acceder a la terminal, con mayores costos por las demoras y por el tener que llevar a depósitos de terceros los contenedores y posibles interrupciones de cadena de frío. Uno de los exportadores tiene 37 contenedores frigoríficos con carne de exportación sin poder ingresar a puerto (más de 3,5 millones de dólares de valor de la mercadería)”, señalaron.

Por otra parte, indicaron que se canceló la recalada del buque Cap San Lorenzo, “lo que implica que la carga de importación que traen la bajan en otro puerto, probablemente en Montevideo o en Brasil, mientras que la de exportación queda para otro buque”, mientras que “otra compañía, de origen alemana, tuvo problemas días atrás con carga de exportación, dado que parte de los contenedores habían ingresado a la terminal antes del bloqueo y otra parte permaneció afuera. Esto hizo que el exportador tuviera que hacer innumerables trámites y gestiones con la Aduana para lograr partir el permiso de exportación”.

Asimismo, advirtieron que “hay dos automotrices que están con problemas de abastecimiento de autopartes, con lo cual se paran líneas de producción”, si bien no dieron nombres, se estima que una sería la planta de Mercedes-Benz y otra la de Nissan-Renault, de Córdoba.

“Es de vital importancia para la actividad económica del país el pronto restablecimiento de la operatoria en las terminales portuarias, tendiente a la normalización del movimiento de los buques,
permitiendo de esta manera, retornar la senda exportadora del país. De otra manera y de continuarse con estas prácticas y bloqueos, el puerto correrá el riesgo de entrar en la categoría de “puerto sucio”, lo que internacionalmente genera aumento de costos para las cargas y complejidades operativas adicionales”, finalizó la entidad.

El Centro de Navegación Argentina y la Cámara de Exportadores de la República Argentina declinaron hacer comentarios al respecto.

Silencio judicial

Al cierre de esta edición, TRP contaba con aproximadamente 955 contenedores de importación pendientes de salir y 650 contenedores de exportación con turno para ingresar en las terminales. En el caso de APMT, se contabilizaron 2249 contenedores de importación demorados en el puerto y listos para salir, con sus respectivos turnos, junto con otros 708 contenedores de exportación full coordinados.

Hasta el momento, las denuncias radicadas por la AGP, APMT y TRP cayeron están todas en el mismo juzgado n° 6. Con el paso de los días fueron sumando fotos y videos de los domos del Puerto.

En tanto, los delegados sindicales de la terminal 5 publicaron este viernes 16 sendas solicitadas en un diario de circulación nacional y en un diario económico manifestando su punto de vista y argumentando las razones del bloqueo.

El comercio exterior es una de las actividades esenciales en el marco de la pandemia. A tal punto, que las terminales, los buques y los trabajadores continuaron desempeñando sus actividades de manera ininterrumpida.

El levantamiento del bloqueo, no obstante, no obedeció a una decisión judicial sino al accionar de la policía en el marco de la normativa vigente por la pandemia, que impide la aglomeración de personas.