El periodista especializado en transporte y logística, Agustín Barletti, editor del suplemento Transport & Cargo del diario El Cronista, presentó días atrás su libro “La Hora del Canal Magdalena”, una obra que recopila los antecedentes técnicos y todos los informes sobre el canal navegable alternativo al actual Canal Punta Indio, cuya obra está pronta a ser licitada.

El libro fue editado Ariel Armero, director de Globalports, y recopila además las conclusiones de los distintos seminarios virtuales que ambos organizaron durante 2020.

Durante un acto en la Fragata Sarmiento, con la presencia de los impulsores históricos de la obra, funcionarios y representantes de empresas y cámaras del sector, Barletti destacó que la trascendencia del “canal Sur”, como se denominó al Magdalena en un momento, ya se dejaba entrever en el siglo 17 para el ingreso en el Río de la Plata. 

“Su diseño, con diferencias fundamentales respecto al (canal) Punta Indio, representa beneficios indiscutibles para la Argentina. Sus 150 metros de ancho de solera permiten un canal de doble vía, que posibilita ingresos y salidas simultáneas, y genera un área de servicios con mano de obra argentina”, expresó el periodista y abogado especializado en derecho constitucional. 

Antecedentes

“Mi historia con el Canal Magdalena se remonta al 23 de julio de 2014”, cuenta Barletti en la introducción del libro. “Esa mañana, en el suplemento Transport 6 Cargo del diario El Cronista, el cual edito desde 1998, publicaba una nota titulada “Un nuevo canal para cambiar la realidad geopolítica argentina”, donde señalaba que la traza de 53 kilómetros del Canal Magdalena sería el futuro acceso desde el Atlántico a los puertos fluviales argentinos, en el Río de la Plata y el Paraná, y que su construcción era la decisión geopolítica más importante de los últimos 100 años”, recordó.

“Agustín, esta será la nota más importante de tu carrera periodística”, le dijo el entonces subsecretario de Puertos y Vías Navegables, Horacio Tettamanti, principal promotor de los estudios y de la obra.

Características

Tal como quedó demostrado en innumerables ocasiones, y como argumentó el Gobierno al aprobar su obra, el libro deja de manifiesto que el canal “está orientado en el sentido natural de la corriente, (permite) abaratar los costos de mantenimiento y mejora los tiempos de navegación”.

“Esto es así porque se habilita una salida y entrada directa hacia el mar desde la Argentina, y viceversa; uniendo al país marítimo con el fluvial. También implica menor tiempo y menos costo para que las naves de mayor tamaño puedan completar carga en puertos como Bahía Blanca o Quequén, y evita la navegación en la Zona Alfa, frente a Montevideo, para los buques que, en un 90% de los casos, se dirigen o provienen de puertos argentinos”, explica el libro.

El autor recordó que el canal “ya cumplió con todos los requisitos establecidos por el Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo, fue aprobado por el Uruguay, y tiene asignada la partida presupuestaria para su ejecución”. 

Datos, reflexiones en favor y en contra, todas argumentadas, numerosos estudios realizados a lo largo de los últimos años y todas las voces quedan reseñadas en el libro de Barletti, que también está disponible en su versión papel y puede solicitarse en info@globalports.com.ar.