fbpx

El operador de la logística de contenedores del comercio exterior del Puerto Mar del Plata, Terminal de Contenedores 2 (TC2) ofreció a las autoridades realizar un relevamiento batimétrico en la boca y espejo interior del puerto para contar con datos actualizados sobre el nivel de calado y las necesidades de dragado.

Tras la aprobación del consorcio portuario, TC2 convocó a una empresa de servicios hidrográficos para la recopilación de la información que servirá para elaborar los pliegos técnicos y licitar el dragado.

El canal principal del puerto, de 11 metros, está taponado y en determinados lugares tiene 3 metros de calado. El canal secundario, en tanto, está en condiciones pero el movimiento de la arena es una amenaza latente.

Aportes privados

El estudio, a cargo de la empresa Bofilly Asociados, se realizó a bordo de la lancha multipropósito “Gitan”, propiedad de Mar del Plata Port Management, quien la cedió sin costo durante los días del relevamiento sobre la celda de la sección octava frente al muelle de ultramar, el área de maniobras, la posta de inflamables y los canales interiores y exteriores de acceso al puerto.

“Invitamos al personal del Consorcio que realiza batimetrías para que participe y pueda sumar experiencia. La idea es colaborar, aportar información valiosa para que el dragado se realice en función de las certezas de lo que se necesita remover de sedimentos”, subrayó Alberto Ovejero, uno de los directores de TC2.

El relevamiento tuvo un costo de medio millón de pesos y estuvo a cargo de TC2. Comenzó el martes pasado en el área de la sección octava del muelle 2, sitio donde amarran los portacontenedores de la naviera Maersk, que realiza el comercio exterior por la terminal portuaria.

Necesidad de calado

“El Consorcio hizo un par de batimetrías pero queremos sumar estos equipos para tener más precisiones”, dijo Emilio Bustamante, también director de TC2. “Es fundamental hacer un buen dragado para que la obra tenga la mayor durabilidad posible y de ese modo seguir garantizando todos los servicios que ofrece el puerto”, apuntó.

“Quiero destacar la buena predisposición de Gabriel Felizia (presidente del consorcio portuario) que aceptó la propuesta. Nosotros teníamos una urgencia, y ellos lo aceptaron”, destacó.

El dragado es una necesidad que se siente, sobre todo, en los buques portacontenedores y no tanto en los pesqueros, con menos demanda de calado, lo que explica la motivación de TC2. Por la misma razón, a más calado garantizado, menos barreras de entrada para buques de mayor porte y para la sustentabilidad de los servicios regulares internacionales.

Un Comentario

  • PEDRO FOX dice:

    es importante mantener las correctas definiciones/conceptos en el campo del negocio
    naviero internacional.-
    1- los buques portacontenedores feeders no realizan el comercio exterior;son parte de un
    megacarrier que lo espera,digamos,Montevideo.-

    2.- un mayor calado, de por si,no asegura la sustentabilidad de los servicios regulares
    internacionales; se debe usar correctamente dicha mencion;es decir, un servicio regular
    (de linea),es aquel que ofrece itinerarios de impo/expo que aseguren el servicio
    DIRECTO “both ends”. ¿ El señor Bustamante lo puede asegurar ?

Dejar un comentario