La Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC) advirtió sobre la necesidad de actualizar la normativa que regula las indemnizaciones que los armadores deben realizar en caso de accidentes en los muelles provocados por colisión de los buques.

Los imponderables de esta naturaleza aumentan toda vez que la bajante en la vía navegable impone mayores desafíos a la navegación. No obstante, cuando la situación es inevitable, surgen los dolores de cabeza para las instalaciones portuarias, cuyas reparaciones ascienden a varios millones de dólares a lo que se suma el lucro cesante por el tiempo que duren los arreglos.

“El problema radica en que la legislación argentina en materia indemnizatoria por parte del armador ha quedado desactualizada del régimen internacional, ya que se sigue midiendo por el valor del buque y, en la actualidad, los muelles valen más del doble de lo que cuesta una nave”, manifestaron desde la Cámara.

De hecho, citan el Convenio de Londres de 1976, que fue actualizado en 2010, y sus protocolos de 1996 y 2012, donde se establece que los límites de responsabilidad y, consecuentemente, los valores en la reparación por daños han aumentado considerablemente. Pero la Argentina no ha adherido a ese Convenio.

Desfasados

“Nuestros muelles están desprotegidos. En la Argentina se aplica el valor del buque como vara para medir la indemnización en este tipo de accidentes, valor que oscila en los US$ 17 millones mientras que los muelles cuestan aproximadamente US$S 40 millones. Claramente, estamos infra asegurados mientras que un buque Panamax/Post Panamax puede tener un promedio de limitación de responsabilidad a nivel internacional de U$S 42 millones aproximadamente”, señaló Luis Zubizarreta, presidente de la cámara, tras agregar que “esta situación va en perjuicio de nuestros intereses nacionales”.

A pesar de las innumerables gestiones iniciadas para lograr incorporar al entramado normativo argentino aquél tratado internacional -incluso existe un proyecto de Ley al respecto, pero los tiempos administrativos difieren de las necesidades reales de las terminales- todavía no hay cambios a la vista.

“Hay millones de dólares invertidos y puestos de trabajo que pueden verse afectados por una eventualidad de estas características. Una forma de revertir este problema indemnizatorio es que nuestro país ratifique la Convención de Londres para que las diferencias apuntadas se equiparen y la Argentina se rija por el régimen internacional”, apuntaron desde la Cámara, solicitando que “el Poder Ejecutivo (impulse) esta ratificación y que sea refrendada por el Congreso Nacional”.