fbpx

Muchos expertos pronosticaban que, hacia 2030, China superaría en poderío económico a los Estados Unidos. Pero esto podría suceder más cerca de 2025. O incluso antes. La pandemia ha acelerado los tiempos.

De esta manera, Alemania se convertirá antes del 2025 en el segundo exportador mundial, relegando a Estados Unidos al tercer puesto. 

A comienzos de este siglo, Estados Unidos era el mayor exportador global, y representaba el 12% del comercio mundial. Entonces, el presidente Bill Clinton firmaba el consentimiento para que China ingrese a la Organización Mundial del Comercio (OMC). Para ese entonces, China representaba menos del 4% del comercio de exportaciones y no parecía una amenaza. 

Cambios

Sin embargo, las cosas cambiaron y Estados Unidos pasó del 12% al 8,8% actual en su participación en el comercio internacional (cuando Donald Trump asumió, el porcentaje se ubicaba en el 9,1%)

Mucho cambió desde 1976, cuando muere el líder comunista Mao Tse Tung, y China exportaba al mundo alrededor de 7000 millones de dólares y Estados Unidos lideraba con 115.000 millones (la Argentina vendía por US$ 4000 millones en esa época). Le tomó 30 años a China superar en exportaciones a Estados Unidos, y le llevará 50 años superarlo en PBI. 

Si bien el país liderado por Trump sigue creciendo, se trata de un crecimiento relativo, que muestra que China está desarrollando su economía a una velocidad mayor.

Las guerras y las grandes crisis han modificado las relaciones globales y el orden mundial, y es más que probable que la pandemia haya acelerado algunos tiempos. ¿Podrá China asumir otro rol? ¿Perderá Estados Unidos el liderazgo? ¿Tiene energías Europa para volver a ser el centro del poder? 

El futuro y China

En los últimos 200 años, el liderazgo mundial estuvo dado por democracias como Inglaterra o Estados Unidos exhibiéndose como modelos a seguir.

Al llegar China al liderazgo mundial, crecería la “orientalización global” y se erigiría entonces un nuevo modelo, que podría ser imitado por países que busquen el desarrollo. 

Si el futuro es Asia –tanto por lo que significa China, junto con India, Corea, Vietnam, Indonesia y los tigres asiáticos– el escenario global continuará cambiando y la Argentina como país debe plantearse las adaptaciones para beneficiarse del mismo.

A la Argentina, todavía, le cuesta mirar a Asia. Nos hemos mantenido alejados de la Alianza del Pacífico que nos puede ayudar para entrar en varios mercados asiáticos. 

Mercados

De los 10 primeros mercados de nuestras exportaciones, 4 son asiáticos: China, Vietnam, India e Indonesia. La Argentina exportó por US$ 65.000 millones en 2019: 19.000 millones fueron a algún país asiático y 18.000 millones a todos los países de América.

Si, es así: le vendemos más a Asia que a América y que a Europa (9000 millones). Incluso este año, la Argentina va a terminar exportando más a Corea que a sus socios Uruguay y Paraguay. 

Respecto del Viejo Continente, desde 2011 viene disminuyendo el ritmo de ventas realizadas a Europa. 

Para los analistas asiáticos, los más de 200 años de liderazgo occidental son una breve pausa en la historia, y China volverá a su “destino” de ser el líder global. 

Nuestras urgencias nos dificultan pensar en el escenario que viene y en cómo posicionarnos de la mejor manera. Ojalá esta vez sea diferente.


El autor es contador público, profesor en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Universidad Católica de Córdoba (UCC) y Universidad Empresarial Siglo 21 (UE21)

Dejar un comentario