Conscientes de la necesidad de dólares y de que el campo es el generador excluyente de divisas, el ministro de Economía, Luis Caputo, anticipó que eliminará los aranceles aplicados a la urea y a las mezclas con nitrato de amonio, insumos críticos para la siembra y el mayor rendimiento de la cosecha, que se sumarían a la reducción de aranceles aplicados a los herbicidas.

Junto con el gasoil, los fertilizantes son los componentes más importantes de los costos del agro. Semanas atrás, las principales cámaras agroindustriales habían reclamado por la baja en las retenciones o incluso una devaluación para mitigar el impacto de la inflación en dólares y la baja de los precios internacionales.

Como esas medidas todavía no son posibles, Caputo anunció el abaratamiento en la importación de insumos agrícolas, y explicó que el costo de los mismos se redujo de 830 dólares la tonelada en febrero a 570 dólares en la actualidad. 

Las medidas se dan, no sólo en el contexto de una inminente liquidación de la cosecha gruesa, sino a las puertas de la siembra del trigo.