fbpx

Para el operador nacional Celsur Logística, el 2022 estará marcado por la necesidad de reducir los riesgos en la cadena de suministro, al tiempo que las mejoras tecnológicas, la simiplificación de trámites y procesos serán tendencias que continuarán presentes.

Proyectan que el sector capitalizará los aprendizajes que dejó la pandemia, principalmente de la mano del auge de la digitalización, y adviernten que se deberá prestar especial atención a los factores que inciden en los tiempos operativos, como la inversión en infraestructura, por una lado, y la agilidad que se registre en los procesos en puertos, aeropuertos y almacences, para garantizar el suministro a los consumidores.

De acuerdo con el director de Operaciones de la compañía, Gabriel García, será necesario “tener en cuenta aquellos factores que llegaron en un contexto sumamente inusual, y que al día de hoy siguen potenciandose, entre ellos, el gran aumento en los costos de transporte, que hace presión sobre los precios de las materias primas y de los productos terminados”.

“Estos incrementos ocurren por disrupciones en las cadenas de suministro globales, tales como el cierre de puertos, aeropuertos y plantas de manufactura, la ralentización de las labores portuarias debido al Covid, y un incremento inesperado en la demanda de productos de consumo”, explicó. 

Fletes y cadena de suminsitro

A propósito, el directivo estimó que los elevados costos de los fletes internacionales “se extenderán hasta 2023”, al tiempo que aseguró que “los cuellos de botella se irán solucionando por la entrada de una gran cantidad de contenedores nuevos, así como el ingreso de nuevos barcos a principios del 2022″.

García fijó como prioritario trabajar en la reducción de riesgos en la cadena de suministro. Advirtió sobre “cambios estructurales, motorizados por la diversificación geográfica de los centros de producción” y estimó que la sostenibilidad “será clave para seguir robusteciendo la cadena de suministro” por lo que algunos cambios en este sentido vendrán por el lado del “uso de combustible de bajo contenido de sulfuro en buques o vehículos de energía eléctrica, energía limpia”.

Asimismo, estimó que en 2022 se podrá “apuntalar el trabajo de las pymes y grandes empresas nacionales con una logística customizada a las necesidades reales, que combine el abastecimiento a canales tradicionales como a los medios on line”.

“La industria tiene un impacto descomunal (en el empleo) ya que po cara 100 empleos directos de logística se generan otros 84 empleos de sus proveedores de las áreas automotor, energía, tecnología, bienes raíces, construcción y otros servicios relacionados”, manifestó el directivo.