fbpx

¿Buena noticia para el multilateralismo? Las respuestas varían según el interlocutor. ¿Una jugada geoestratégica que fortalece el liderazgo comercial y político de China? Sin dudas. La firma del RCEP (Regional Comprehensive Economic Partnership) tiene consecuencias que van mucho más allá de lo estrictamente relacionado con el comercio.

Desde que el domingo los representantes de los diez países miembros de la Asociación de Países del Sudeste Asiático (Asean) firmaron con China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda el RCEP, se sucedieron las cifras y análisis de lo que el acuerdo comercial más grande del mundo implicará para todo y para todos.

Sus miembros suman casi un tercio de la población mundial y el 29% del PBI del planeta, y eso sin India, que después de haber participado de las negociaciones durante casi una década, se retiró el año pasado preocupada porque la reducción de aranceles (corazón del acuerdo) pudiera perjudicar a sus productores.

144 de 192

“Este acuerdo se hace en un contexto mundial en el que el papel de China en el comercio internacional es más relevante que nunca. China es hoy el principal socio comercial de 144 países en el mundo, sobre 192 representados en ONU”, dice Jorge Castro.

El Presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico explica que esto se debe, fundamentalmente, a que en los últimos 10 años, a partir de la crisis financiera internacional 2008-2009, China empezó a crecer sobre la base exclusiva de la demanda doméstica.

Jorge Castro destaca que desde 2008, más del 90% del crecimiento de China se basa en el consumo interno. Imagen de Edward Pye/Pixabay

“El año pasado, en la etapa pre-pandemia, más de 90% del crecimiento chino fue gracias a la demanda interna. El superávit de cuenta corriente que China tuvo históricamente, sobre todo a partir de su ingreso a la OMC en 2001, ahora se volvió un superávit comercial de carácter nulo o negativo. Este año China ya está creciendo exclusivamente sobre la base de la demanda doméstica”, describe Castro, para quien el RCEP “es crucial” en lo que se refiere a la relación entre China y Japón.

“Hace tres años que China se convirtió en el principal socio comercial de Japón por encima de EE.UU., lo que sucede por primera vez desde la II Guerra Mundial”, agrega Castro.

Armonización de normas

Ignacio Bartesaghi es de los que piensa que la firma del RCEP “es, sin dudas, una buena noticia para el multilateralismo”.

El decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de La Universidad Católica de Uruguay destaca que por primera vez China, Japón y Corea tendrán un acuerdo comercial que implica un nivel de apertura arancelario por encima del 90%, y que si a eso se le suman los países de la Asean, Australia y Nueva Zelanda, estamos frente a un grupo de países muy relevantes trabajando en la armonización de normas. “Es muy importante en el momento actual y es algo que siempre favorece la realización de negocios”.

“Es una bocanada de oxígeno para el multilateralismo y un claro mensaje a una OMC en crisis, porque el mensaje acá es: seguimos creyendo en las negociaciones de normas y en formar bloques comerciales”, opina Bartesaghi desde Montevideo.

Si bien se suma a quienes opinan que la firma del acuerdo aporta aire fresco al multilateralismo, Marcelo Elizondo hace una distinción entre multilateralismo y universalismo.

“Está en duda si multilateralismo es el universalismo de todos en la OMC o son los acuerdos parciales entre algunos países. Y creo que eso nunca se vio tan afectado como se supuso. Es cierto que Trump sacó a EE.UU. del TPP, pero hasta Trump arregló después con México y Canadá un nuevo acuerdo y terminó iniciando negociaciones con el Reino Unido. Me parece que todo este tiempo en el que se supuso que estaba en crisis el multilateralismo, lo que estaba en crisis fue el universalismo, o sea, las organizaciones multilaterales universales como la OMC o la OMS, que en realidad están en crisis porque quedaron anticuadas y seguirán en crisis”, alerta.

Los diez países miembros de la Asociación de Países del Sudeste Asiático (Asean) firmaron con China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda el Regional Comprehensive Economic Partnership (RCEP).

El director de la Consultora DNI señala que “la OMC está referida solo a comercio en frontera” y en el mundo de hoy, con la globalización, hay que observar 5 focos distintos: comercio de bienes y servicios, IED de ida y vuelta, flujo de financiamiento y sobre todo financiamiento nuevo para proyectos tecnológicos, y flujos de conocimiento e información y datos. “La OMC quedó muy sesgada solo a una parte”, dice.

Por eso, Elizondo opina que “el multilateralismo de los organismos universales está y seguirá en crisis”, mientras que “el multilateralismo de los acuerdos regionales sigue vigente”. Y que lo ocurrido hace unos días con el RCEP es una confirmación de la tendencia de integración regional.

Coincide en ese punto Diana Tussie.

Regionalismo a la asiática

“Veo al RCEP, en el que China y Asean son los jugadores líderes, como un afianzamiento del regionalismo con características asiáticas. A la vez es un indicio de bifurcación del multilateralismo. Debe notarse que India se retiró del RCEP hace un año y anuncia interés en acuerdos con otros países. India y China abrigan fuertes tensiones geopolíticas con rencillas fronterizas en el valle de Galwan que no se diluirán de inmediato”, comenta.

Cuando se le pregunta por los efectos que el acuerdo podría tener sobre el Mercosur, la Directora del Área de Relaciones Internacionales de Flacso Argentina dice que puede indicar un rumbo , aunque nuestras exportaciones no necesariamente hayan quedado discriminadas por este acuerdo.

“Puede haber costos para productos donde competimos con Malasia y Tailandia, como aceites y harinas”, agrega.

Elizondo, es tajante: “Tiene un serio impacto sobre el Mercosur, que queda cada vez más afuera de los flujos de comercio, inversión y financiamiento internacionales”, arranca.

El Mercosur, aislado

Según Elizondo, la firma del RCEP impactará de modo directo sobre nuestra región porque Asia es el principal continente destino de las exportaciones de muchos países, incluida la Argentina.

“El hecho de que entre ellos (por los asiáticos) se integren mejor genera una dificultad de ingreso para los que no tenemos acuerdos con los asiáticos, como el Mercosur. Chile está en otra situación. Esto deja expuesto al Mercosur como un acuerdo muy cerrado, aislado y desvinculado del resto del mundo”, describe el ex director ejecutivo de la Fundación ExportAr.

El actual directivo de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios cree que como bloque tenemos que “desempolvar la agenda de integración con terceros” ya que dentro de Sudamérica se exacerban las diferencias entre quienes tienen acuerdos con Asia -como Chile, Perú y México-, y los que no.

Relación asegurada

La visión de Castro es diferente.

El ex Secretario de Planeamiento Estratégico de la Nación piensa que “el vínculo de Brasil y Argentina respecto de China está asegurado”.

El 75% de la soja que compra China proviene de Brasil (60%) y Argentina (15%).

Señala que la economía china es ya una de las más abiertas del mundo y recuerda que sólo Brasil provee más del 60% de la soja que compra China. “Si a eso se le suma el 15% que le vende Argentina -con el agregado que en el último año por primera vez en la relación bilateral, China empezó a comprarnos harina de soja además de haber abierto la totalidad del mercado para nuestras carnes-, se tiene una dimensión clara de la relación bilateral”, argumenta.

“El único límite para incrementar las exportaciones de agroalimentos a China es el que impone el sistema productivo argentino”, dice Castro.

China, India y EE.UU

“En este momento la firma del RCEP debe considerarse como una victoria de China y una gran victoria geopolítica de Asia-Pacífico, que sigue marcando terreno. Estamos viendo a una China fortalecida tras la pandemia, y a un Asia-Pacífico que responde a eso, que se volcó al liderazgo chino. Y a una India que hoy o mañana seguramente ingresará al RCEP tras un cambio de su perspectiva a partir de Biden. En un contexto en el que el próximo presidente norteamericano aflojará las tensiones con China, pero las continuará a mediano plazo”, considera Bartesaghi.

Luego, añade que “en un momento de pandemia en el que muchos se cuestionaron las cadenas de valor y su posible reversión, esta armonización de normas y el salto de los tres (China, Japón y Corea del Sur), vuelve a sellar un pacto que tiene que ver con lo geopolítico, con lo económico comercial, pero también con las cadenas globales de valor o las proveedurías de tecnología, y que tiene que ver con una China que da sus pasos de forma cada vez más amplia, relacionada con infraestructura, y la nueva ruta de la seda terrestre y marítima”.

Sobre la ausencia de India, Castro cree que con su autoexclusión, el país cometió “un error histórico de envergadura”.

Cuando Trade News le comenta que la decisión se habría tomado ante el temor de una invasión de productos vietnamitas, responde: “Si esa es la actitud con la que India, con 1400 millones de habitantes, que dispone de una elite cibernética de alrededor de 4 millones de personas, reacciona ante los acontecimientos mundiales, de una manera puramente defensiva y guiada por el miedo, quiere decir que está perdida”

¿Anticuado? El próximo capítulo

Lanzado en 2012, el RCEP es un acuerdo entre los 10 miembros de Asean (Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Birmania, Camboya, Lagos y Brunei), China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda cuyo principal objetivo es reducir aranceles, abrir los mercados a los servicios y promover las inversiones en el bloque.

Los especialistas  dicen que en la práctica, lo que se espera es que el tratado reduzca costos y tiempo para las empresas al unificar los requisitos en todos los países miembros.

A pesar de la magnitud del acuerdo –que incluye propiedad intelectual-, no son pocos quienes lo tildan de “anticuado” ya que no contempla temas cruciales en la actualidad como la protección medioambiental y los derechos laborales. Esa discusión queda para un futuro análisis.