fbpx

El dragador belga Jan De Nul, a cargo de las tareas de mantenimiento de las profundidades y anchos de solera en el sistema de navegación troncal, informó que se encuentra realizando trabajos de sobredragado de dos pies adicionales (50 cm) para compensar el bajo nivel histórico del río Paraná.

En 2020, la principal vía fluvial del país sufrió una bajante histórica. En las últimas semanas, una nueva bajante extraordinaria se extiende en el río y pone en riesgo la actividad agroexportadora en un momento clave, por coincidir con el inicio de la temporada alta de embarques graneleros y aceiteros.

Las sequías prolongadas que se extienden en el sur de Brasil impactan directamente en el nivel del río, que actualmente presenta apenas 1 metro de profundidad en la zona de Rosario, en cuya área de influencia está radicada la mayor cantidad de puertos agroindustriales desde los que se cargan alrededor del 80% de las exportaciones de granos, oleaginosas y derivados del país.

Media histórica

La media histórica de la profundidad del río para esta época del año oscila en los 3,4 metros, más del triple de los registros actuales. El panorama es desalentador dado que las previsiones coinciden en que la profundidad seguirá restringiéndose.

Esta pérdida de profundidad genera importantes complicaciones en la navegación de los buques, fundamentalmente expresadas en merma en su capacidad de carga: durante el mes de mayo los barcos deberían cargar un mínimo de 7,2 millones de toneladas de trigo, maíz y harina de soja; sin embargo, como consecuencia de la bajante se reducirían en casi 730.000 toneladas.

Por tal motivo, la compañía de dragado reforzó sus trabajos para intentar compensar la falta de profundidad en el menor plazo posible, para moderar así el impacto del estiaje e impedir demoras y el freno del tránsito fluvial.

Con este objetivo, dispuso el posicionamiento de 5 dragas y todo su equipo profesional y técnico, abocado las 24 horas para garantizar la mayor navegabilidad posible y colaborar así con el productivo y exportador para mantener las operaciones en un momento crítico para la industria y la economía en general