fbpx

La Unión de Recibidores de Granos y Anexos (URGARA) anunció un paro nacional por 36 horas a partir del viernes 28.

La medida dispuesta surge de “la negativa de la Cámara de Puertos Privados de abrir la negociación paritaria, la cual está vencida desde el 30 de junio pasado, y de modificar puntos del Convenio Colectivo de Trabajo (CCT)”, señaló el gremio en un comunicado.

“Como trabajadores esenciales venimos contribuyendo al funcionamiento del comercio exterior en el marco de la pandemia y ahora nos encontramos con la intransigencia empresaria que no quiere reconocer la labor que desarrollamos, cuando han tenido ganancias importantes en toda esta etapa”, señalaron desde Urgara, entidad conducida por Pablo Palacio.

Los reclamos refieren a la reapertura de las negociaciones paritarias y a la modificación del convenio, donde piden “recomposición salarial, reducción de jornada laboral, horas extras, licencias, seguridad e higiene, sistema de relaciones laborales, condiciones de vida, impuesto a las Ganancias y jerarquizar la tarea del perito, quien garantiza la trazabilidad de la mercadería recibida, en tránsito y exportada, y también avala la transparencia en los muestreos de la operatoria granaria”, indicaron.

Respuesta empresaria

Desde la Cámara de Puertos Privados Comerciales respondieron ante una consulta de Trade News: “Estamos sorprendidos con la medida desproporcionada e injustificada que anunció el gremio. Siempre estuvimos en contacto, con reuniones semanales cuyo doble objetivo era, cómo está acordado, vigilar si el incremento otorgado en mayo mantiene el poder adquisitivo del salario”, señalaron, tras indicar a propósito que están con “más de un 10% de margen a favor”.

La entidad que agrupa a las terminales portuarias advirtió además en relación con las condiciones de trabajo que “nosotros también tenemos muchos temas para poner sobre la mesa. Las declaraciones del sector gremial no reflejan en absoluto la realidad de los hechos. Llama la atención porque siempre hemos tenido buen diálogo”.

“Lo único que están persiguiendo los empresarios –continuó URGARA– es aumentar y maximizar sus ganancias en un sector que no estuvo afectado y que siguió trabajando normalmente en la pandemia. Ahora, de una manera vergonzosa, se niegan directamente a abrir las paritarias y a modificar los Convenios Colectivos de Trabajo, tal como veníamos acordando que iba a suceder este año”, concluyeron.