fbpx

El 16 de agosto se celebra el día del Despachante de Aduana. Estas líneas pues, pretenden un breve homenaje y situarlo en el lugar que se merece.

En su tarea de documentar a nombre de otro los trámites y diligencias relativos a la importación y exportación, debió atravesar vaivenes que forzaron a la búsqueda de su estabilidad normativa.

Así, en ese tramo, fue objeto de mala prensa. Esto significó que previo a destacar sus bondades, debió defenderse y probar que no era un intermediario innecesario que encarecía el costo en la cadena logística.

El Código Aduanero, como una forma de resaltar la importancia que la actividad del despachante tiene para la propia Aduana, los revalorizó y los denominó “auxiliares del servicio aduanero”. Así, se destaca que la Aduana se apoya en él para ejercer el control inteligente y coadyuvar la agilización del tráfico internacional, la correcta tributación y el cumplimiento de las prohibiciones a la importación y exportación.

Entendemos pues que, con la categorización de los principios que rigen la actividad del despachante de aduana, se ha dado un gran paso adelante en favor de la seguridad del ejercicio de su profesión.

Responsabilidades agregadas

Hecha esa aclaración previa, podemos decir que el tiempo transcurrido ha demostrado su rol fundamental en el tráfico internacional de mercaderías, aunque se le han asignado más actividades y responsabilidades que no han ido acompañadas de mayores beneficios.

Sucintamente, entre otras, cabe mencionar que en 2005 le confiaron la declaración técnica de la mercadería, y pasaron a clasificarla arancelariamente; después se les pidió que guarden y digitalicen la documentación original por un plazo (depositario fiel), y se los consideró sujetos obligados respecto de la ley de lavado de dinero y deben informar sobre operaciones inusuales a la Unidad de Información Financiera.

Como vemos, ya no puede equipararse a un mero gestor, sino que por el cúmulo de funciones que cumple en la actualidad, es un verdadero asesor de comercio exterior, y su actividad la cumple tanto en favor de los importadores o exportadores que representa, como de la Aduana, toda vez que su rol de auxiliar lo sitúa como un custodio del cumplimiento de las prohibiciones económicas y no económicas. Es un garante de una operación ágil y segura.

Por otra parte, como eslabón último de la cadena de actos que hacen a la seguridad del despachante, cabe tener presente que recientemente se ha aprobado con media sanción en Diputados el proyecto de Colegiación de los Despachantes de Aduana, encontrándose en su etapa final.

Competencia desleal

No obstante lo expuesto, no podemos dejar de mencionar que en la actualidad tiene que competir con nuevos operadores, que son los Couriers, a los que no se les exige capacitarse aduaneramente, ni están obligados frente a ley de lavado de dinero.

Adviértase que estos prestadores de servicios postales se sitúan distinto frente a la yuxtaposición o colisión que se le puede presentar entre los intereses de su cliente: importador/exportador y los de la Aduana (al no tener por ley que auxiliar públicamente).

Resulta claro que el despachante de aduana, en su función de auxiliar del servicio aduanero, por ser de derecho público, está obligado a priorizar el cumplimiento de la ley. Estas circunstancias significan una suerte de competencia desleal. Se busca hacer más sencillo y rápido el tráfico internacional de mercadería y a eso se debe apuntar pero sin prescindir del servicio del despachante de aduana, que justamente debió capacitarse para cumplir esa función de auxiliar del servicio aduanero.

Para finalizar, cabe destacar que el esfuerzo del Centro Despachantes de Aduana, a través de los años, ha logrado afianzar la actividad dotándola de seguridad y eficiencia. Ello amerita no dejarlo afuera de ninguno de los nuevos programas de facilitación del comercio internacional que se implementen.


El autor es abogado especialista en derecho aduanero

Un Comentario

  • Este EXCELENTE articulo merece MUCHA atención y me hace recordar a un viejo libro en holandés, (y creo tambien en inglés), del señor BEST que escribió en los años 80.sobre la importancia de Agentes Maritimos y el rol de Despachante de Aduana en en la “eficiencia del puerto” de Rotterdam .
    Considerando los importantes cambios que se están produciendo ahora en el mundo, tendrían que RECIBIR LA ATENCION DEL MINISTRO MEONI.

Dejar un comentario