La unión aduanera del bloque europeo se encuentra en una etapa de cambios clave en la que se están abordando distintas iniciativas que versan sobre institucionalidad, normativa y tecnología.

En esta etapa, tiene un rol protagónico el Wise Group on Challenges Facing the Customs Union, una organización integrada por especialistas de distintos ámbitos del comercio internacional. Ese equipo trabaja desde 2021 en el diseño de propuestas con el foco puesto en gestión de riesgos, comercio electrónico y gobernanza.

Los por qué de esta de transformación

 Una insuficiente disponibilidad y calidad de datos presentados a la Aduana, como así también en el intercambio de información con otras administraciones del Estado, han dificultado una adecuada gestión de riesgos, tanto a nivel de cada miembro individualmente, como a nivel de la Unión Europea.

Asimismo, las inversiones en capacidad aduanera no han seguido el ritmo y la magnitud de los crecientes requisitos que están imponiendo el mercado y los operadores.

Podemos entonces categorizar los retos en 3 grandes tópicos:

  • Tecnología y nuevos modelos de negocio. Recientes cambios en el comercio internacional han puesto sobre la mesa falencias latentes dentro de la unión aduanera. El volumen creciente de comercio y la irrupción explosiva del e-commerce se han traducido en millones de pequeños paquetes cruzando las fronteras aduaneras del bloque.
  • Mayores expectativas sobre el rol de la Aduana. Ahora no se espera sólo que cumpla su función de fiscalización sobre el comercio de bienes. La vara que debe alcanzar cómo órgano de control la está llevando a tomar un rol protagónico en materia de sostenibilidad, anti-terrorismo, derechos humanos y salud.
  • Necesidad de mayor coordinación. La ausencia de implementación común en medidas aduaneras (prácticas y prioridades de control, sanciones ante incumplimientos, etc.) es mencionada por los operadores como la principal falencia. En un bloque de 27 miembros, cada uno con sus respectivas autoridades aduaneras nacionales, la coordinación comunitaria resulta clave.

Imagen de NakNakNak en Pixabay.

¿Cómo se abordarán estos desafíos?

Las recomendaciones contenidas en el informe presentado por el WPG giran en torno de procedimientos, responsabilidades y obligaciones, y gobernanza de la Unión Aduanera Europea.

  • Enfoque basado en datos. En lugar de depender exclusivamente de declaraciones de aduanas, introducir un nuevo enfoque centrado en una mejor calidad de datos basados en fuentes comerciales, garantizando la validación cruzada a lo largo de la cadena, un mejor intercambio entre las administraciones, y un mejor uso para la gestión de riesgos.
  • Cooperación. Marco integral para la coordinación entre aduanas europeas, autoridades de vigilancia del mercado, otros organismos encargados de hacer cumplir la ley, y las autoridades fiscales para una gestión integral de los riesgos a nivel de la UE.
  • Agencia de Aduanas Europea. Creación de una autoridad aduanera a nivel comunitario, enfocada en la gestión de riesgos y en garantizar que los procedimientos aduaneros se implementen de la misma manera en toda la UE. No está prevista, sin embargo, su interacción directa con el sector privado.
  • Reformar el esquema del Operador Económico Autorizado ampliando su alcance, para una mayor facilitación del comercio basada en la confianza y la responsabilidad. Se trata de un modelo ABC (“Authorised”, “Bonded” or subject to greater “Control”) en el cual los operadores buscarán categorizarse como OEA para lograr más acceso a mercados de la UE.
  • Comercio electrónico. Eliminación del umbral de exención de derechos de aduana de 150 euros, junto con la simplificación de los tipos de derechos de aduana para envíos de bajo valor.
  • Desarrollo sostenible. Implementación de procedimientos aduaneros alineados con objetivos de sustentabilidad.

¿Quiénes integran el equipo?

Tanto por sus campos de acción dentro del comercio internacional, como por sus países de origen y funciones en el ámbito público, la composición del WPG contempla la necesaria heterogeneidad que un grupo de estas características debe tener.

  • Arancha González Laya (Decana de la Escuela de Asuntos Internacionales de París, y ex Canciller de España).
  • Mateja Vraničar Erman (Consejera del Ministerio de Asuntos Exteriores de Eslovenia, y ex Ministra de Finanzas de Eslovenia).
  • Emmanuel Barbe (Prefet del Ministerio del Interior de Francia, y ex Subsecretario General de Asuntos Europeos de la oficina del Primer Ministro de Francia).
  • Manon van Beek (CEO of TenneT).
  • Kevin Cardiff (Director en el KBC Bank Ireland, ex Miembro del Tribunal de Cuentas Europeo, y ex Secretario General del Departamento de Finanzas de Irlanda).
  • Martti Hetemäki (Profesor en la Escuela de Economía de Helsinki, y ex Secretario de Estado del Ministerio de Finanzas de Finlandia).
  • Vendulka Holá (ex Director de la Aduana de República Checa).
  • Katarína Kaszasová (Directora Ejecutiva de la Auditoría General de Eslovaquia, y ex Directora General en el Ministerio de Finanzas de Eslovaquia).
  • Gerda Koszinowski (Presidente del Directorio de la Autoridad Aduanera de Alemania).
  • Kris Peeters (Vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones, y ex Primer Ministro de Bélgica).
  • Sérgio Vasques (Profesor en la Universidad de Lisboa, y ex Secretario de Asuntos Tributarios de Portugal).
  • Vincenzo Alfonso Visco (Presidente de Nuova Economía Nuova Società -NENS-, y ex Ministro de Finanzas de Italia).

La visión detrás de estas reformas

Como si fuese la brújula de Jack Sparrow –aquella que apunta hacia donde está lo más ansiado por quien la posee–, estas reformas marcan un horizonte, que es el de una aduana europea con las siguientes características:

  • Resiliencia ante las crisis, ante aumentos repentinos en volúmenes de comercio, y ante cambios vertiginosos en los patrones comerciales.
  • Capacidad para responder a nuevas exigencias de protección de los valores y principios fundamentales de la Unión Europea, en el corto y mediano plazo.
  • Implementación efectiva de la legislación de la UE sobre sostenibilidad y cambio climático, contribuyendo a la reducción de emisiones mediante procedimientos aduaneros simplificados.
  • Contribución a la competitividad empresarial de la UE, garantizando igualdad de condiciones entre operadores económicos nacionales y extranjeros, para lo cual es esencial un enfoque asociación público-privada.

Imagen de portada: torstensimon en Pixabay