Por Andrés Orrego Siebert

Edgar Patiño, expresidente de la Autoridad Nacional del Perú, puso paños fríos a la preocupación que genera en Chile el acelerado crecimiento de los puertos peruanos, lo que incluye proyectos nuevos como el de Chancay, que aspira a concentrar cargas de los países vecinos.

Al respecto, el exdirectivo manifestó que ningún complejo podría convertirse en un hub en la región, ya que las iniciativas apuntan a satisfacer la demanda local.

Sin embargo, hizo la salvedad de que tanto Chancay y Callao o el eje San Antonio-Valparaíso podrían, por eficiencia o por costos, concentrar algunas cargas, pero no todas.

Complementarios

Edgar Patiño

“Soy un convencido de que, con todo esto que está pasando, América Latina y el Caribe deben juntarse en uno sólo desde el punto de vista comercial, respetando cada uno sus políticas”, señaló.

“Todos los puertos chilenos -continuó- comenzaron a modernizarse hace 20 años en infraestructura y nosotros (en Perú) dijimos ‘muy bien, así hay que seguirlo, así hay que hacerlo’. Somos complementarios, necesitamos que una nave que pase por un país pase después por el otro. Salvo que existe un sólo puerto en la región que concentre toda la carga, y eso no se va a dar”, afirmó Patiño en diálogo con PortalPortuario.cl.

Patiño añadió que “en el Perú se mueven 100 millones de toneladas, o sea que no hay forma que eso se concentre sólo en un lugar, se puede concentrar por lo menos en el área del Callao, Chancay y Pisco, sí, pero para eso hay que mejorar el tránsito interno de las mercancías. Siempre decían Callao con Chancay que es lo mismo que San Antonio con Valparaíso y estoy seguro que los dos, en el caso de Callao y Chancay, van a mejorar el comercio de esta región y van a ser complementarios y serán opositores cuando ese comercio de Lima y Callao se empiece a caer y haya que pelear contenedor por contenedor”, aseguró.

Proyecto de megapuerto de Chancay

“Puede que se de un hub para algún tipo de producto o para un tipo de nave. Por ejemplo que llegue a Chancay una nave de 18.000 contenedores, pero será una nave”, aseguró.

Patiño reconoció, además, que Chancay está haciendo una fuerte inversión. “Es un puerto mucho más grande, con 18 metros de profundidad, para que vengan los buques en algún momento. Pero después lógicamente se distribuirán a los otros terminales o las líneas navieras dirán que pasarán primero por Chancay y después por otro lado, pero todo dependerá del nivel de infraestructura que tengan los países. Concentrar significa poner todos los contenedores en un lugar y eso es imposible, no puedes, porque no hay. Nosotros generamos alrededor de 3 millones de TEU que son sólo para nuestro consumo y Chile hace unos 4 millones: ¿Son capaces los amigos de San Antonio de moverlos todos? No, no pueden; primero, por limitación física y, segundo, por limitación de conectividad”, explicó.

El experto señaló que “lógicamente, el puerto que esté mejor preparado tendrá la primera opción para la llegada de los buques con mayor capacidad. O sea, no puedo ir al Puerto de Salaverry, que está modernizado, pero no entran naves de 13.000 TEU, porque no tiene la capacidad para recibirlos”, fundamentó.

Política de inversiones

El expresidente de la Autoridad Portuaria Nacional del Perú insistió en la necesidad de tener una política regional para promover y desarrollar inversiones portuarias que den la seguridad a las navieras de poder operar con naves de mayor tamaño en la zona.

“Un muelle no reconoce el tamaño de un buque, pero cuando llega una nave más grande todos ganamos porque hay economía a escala y eso nadie lo va a dudar. Todos tenemos que modernizarnos. El que no se moderniza cae”, señaló.

“Por ejemplo, uno de los problemas que tenía Uruguay era el calado y tuvo que profundizar, los amigos de Buenaventura tenían muy bonito su muelle, pero tenían nueve metros de profundidad y, por lo mismo, han tenido que dragar. El asunto de los hubs depende de los sitios geográficos donde estén y, al final, son caminos de un lado a otro tipo Panamá-Amberes, pero son pocos los puertos hub puros y en el caso de nuestros países, la tarea es que nuestras exportaciones tengan un sitio por donde salir y otro por donde entrar”, explicó.