fbpx

Personal de la Prefectura Naval Argentina debió asistir al buque remolcador Impala Campana, de bandera paraguaya, luego de que se produjera el desprendimiento de barcazas durante un siniestro en la navegación por el río Paraná, a la altura de Isla del Cerrito, en el Chaco.

“El remolcador transportaba 9 barcazas tanque con gasoil desde la localidad bonaerense de San Pedro hacia la ciudad paraguaya de Asunción.  Se coordinó el trabajo en el área, que consistió en asegurar y poner a resguardo las barcazas de manera que no obstruyeran la navegación y no representaran un peligro para las embarcaciones menores que se hallaban en la zona”, indicó la institución en un comunicado.

Tras el episodio la Prefectura procedió a una inspección de rutina para determinar las causas del hecho y verificar el cumplimiento de las condiciones de navegabilidad para continuar con su rumbo.

En Escobar

Asimismo, también esta semana, la autoridad que vela por la seguridad en la navegación intervino también en el Paraná, a la altura de Escobar, con el buque Kurt Paul, que sufrió problemas de máquinas.

El buque charteado por BBC Chartering debió fondear “por un inconveniente con la plaqueta del sistema de enfriamiento del motor principal cuando navegaba desde el puerto de Campana con destino al de Comodoro Rivadavia, cargado con 7915 toneladas de tubos”, señaló Prefectura.

“Tras efectuar una inspección extraordinaria por avería, la Prefectura constató que se realizaron las reparaciones necesarias y que el buque mantiene sus condiciones de seguridad para navegar u operar sin representar un peligro para las personas, la carga, las vías navegables y el ambiente acuático”, concluyó.