Con apenas 45 días en el cargo, y luego de una espera en el nombramiento de casi 4 meses, el subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, Pablo Piccirilli, presentó su renuncia al Gobierno alegando motivos personales. 

La decisión del funcionario que dependía del Secretario de Transporte, Franco Mogetta, sorprendió por lo intempestiva, aunque en el ambiente reconocieron que la presión que se está gestando en un área crítica para el país fue demasiada y Piccirilli optó por dar un paso al costado comunicado su decisión tanto a Mogetta como a Luis Caputo, el ministro de Economía que absorbió la cartera tras la disolución del Ministerio de Infraestructura.

El ex subsecretario de Puertos, Pablo Piccirilli

Sucede que el Gobierno de Javier Milei tampoco será indemne a la puja de intereses dentro del propio gabinete por quedarse con la licitación y control del sistema de navegación troncal.

Licitación postergada

Días atrás, el lobby rosarino subrayó que estaban dadas las condiciones para encarar definitivamente una licitación postergada, durante el primer remate del lote de soja que simboliza el inicio de la comercialización de la cosecha.

Sin ningún tipo de señal respecto de novedades en el tema, la gestión de la vía navegable troncal continúa tal como la había dejado el gobierno de Alberto Fernández, con la AGP como concesionaria y contratante de manera directa del mantenimiento de las profundidades y la señalización.

Allí se encuentra Gastón Benvenuto como interventor, puesto directamente por el jefe de Gabinete, Nicolás Posse. 

Posse y Caputo, los dos hombres fuertes del Gobierno de Milei, estarían igualmente interesados por controlar la transición hacia una eventual concesión. Y Piccirilli habría sido una nueva contingencia de esta disputa histórica entre la Subsecretaría de Puertos y la AGP.