La Prefectura Naval Argentina informó a las terminales portuarias y a la comunidad marítima sobre los requisitos para las operaciones de transbordo ship-to-ship, es decir, entre buques y barcazas en muelles y terminales.

A través de la Dirección de Policía de Seguridad de la Navegación se transmitieron las pautas para el diligenciamiento de solicitudes de operaciones de transbordo entre buques amarrados con barcazas en segunda andana.

La pautas se dividen en los “elementos técnicos de juicio” y en la “tramitación” propiamente dicha:

  1. Intervención de la autoridad portuaria nacional: debe tramitarse ante la autoridad portuaria nacional para determinar la aptitud del muelle para este tipo de operaciones de acuerdo a los artículos 10 de la Ley 24.093 (Ley de Actividades Portuarias) y 10 de su decreto reglamentario Decreto 769/93.
  2. Resistencia estructural: La sumatoria de los desplazamientos del buque amarrado, las barcazas y el peso de la carga deberán corresponder con la máxima resistencia estructural admitida por la Autoridad Portuaria Nacional. Para el caso en que no conste en la declaratoria de final de obra, se deberá tramitar por ante la Autoridad Portuaria Nacional, la determinación de dicho desplazamiento máximo en relación a la resistencia estructural.
  3. Esquema de amarre: La Terminal Portuaria deberá presentar un esquema de amarre del buque de diseño y barcazas propuestas para las operaciones de transbordo, considerando ángulos horizontales y verticales, los que deberán asegurar un amarre firme considerando las fuerzas longitudinales y transversales a las que puedan estar sometidos los buques.
  4. Bitas y bolardos: Condicionado a no superar las cargas de seguridad de trabajo autorizadas de las bitas o bolardos, se deberá tener en cuenta el valor resultante de la sumatoria del desplazamiento del buque amarrado, las barcazas y la carga.
  5. Asistencia de remolcador: Deberá contarse con un remolcador que permanecerá disponible para su asistencia durante toda la operación.
  6. Estudio de análisis de riesgo:  Se deberá presentar un nuevo estudio de análisis de riesgo que incluya: rotura de cabos por efectos externos, como factores meteorológicos, buques pasantes, o roturas por variación de calado; riesgo de hombre al agua en la operación de transbordo; incendio en la barcaza, y empeoramiento de las condiciones hidrometeorológicas.
  7. Señalamiento e iluminación adecuada: Se aportará el esquema del sistema de iluminación en la zona donde se realiza la operación de transbordo de carga entre el buque amarrado y la barcaza, que deberá cumplir con los requisitos de no encandilamiento a otros buques que naveguen en la zona.

En relación con la tramitación, Prefectura advirtió que la solicitud para incluir este tipo de operaciones “se presentará por única vez, ante la Dependencia Jurisdiccional y será girada a la División Navegación del Departamento Seguridad de la Navegación, donde se analizarán los elementos de juicio”.

“De ser factible y contemplada está operación en la autorización de amarre otorgada por la Dirección de Policía de Seguridad de la Navegación, la Dependencia Jurisdiccional, tras controlar que se cumplen los requisitos fijados en el formulario “Condiciones de seguridad para las operaciones de transbordo de carga seca a granel en andana entre buques y barcazas”, autorizará las operaciones siempre que no se excedan los parámetros verificados”, indica la comunicación.